Amazon Kindle, de la mano de la consultora Kelton Global, preguntó a 27.305 personas mayores de edad en una encuesta sobre hábitos de lectura. Los resultados son firmes: las personas que leen más son más felices. Lo que aún no se sabe se si leen más por ser más felices, son más felices porque leen más, o es una bonita casualidad.

El estudio se llevó a cabo con personas de Estados Unidos, Canadá, México, Brasil, Alemania, Reino Unido, España, Italia, Australia, India, China y Japón, entre 2018 y 2019. Una de sus conclusiones más chocantes es que el 71% de las personas que leen semanalmente se sienten felices frente al 55% de los que no leen semanalmente. ¿Leer nos hace felices?

leer hace feliz

Leer, por delante de dormir o perder peso

Otro de los resultados que me chocan del estudio es cómo en países como Brasil, la India, Italia, Japón y México había más gente que priorizaba leer frente a dormir pese a que dormir es una actividad biológica indispensable y necesaria para nuestro bienestar físico y mental. Suena a sabotaje.

Además, en países como Brasil, China, la India y México, más gente quería leer frente a perder peso. Esto es algo que puedo comprender si entendemos “perder peso” por “ir al gimnasio”. Pues sí, entre estar tirado en el sofá leyendo o en una máquina sudando, me quedo con la manta.

La gente achaca a los libros sus relaciones sociales

El 80% de las “ratas de biblioteca” de todo el mundo —en el original usan la expresión bookworms (gusanos de libros)— achacan a la lectura el haber fomentado sus relaciones personales con otras personas. Esto es muy discutible porque no podemos demostrar esta causalidad, aunque el hecho de que la gente atribuya a los libros esta propiedad ya es lo suficientemente interesante.

Lo que sí sabemos es que el 81% de los lectores espera poder debatir o discutir al menos un aspecto del libro que leer con otros, lo que descarta esa teoría que dice que leer es un acto solitario. Aunque, curiosamente, solo el 45% de los encuestados opinan que leer les ha dado algo importante que debatir con otros. Así que buscamos debatir, pero no siempre sobre algo interesante.

Los libros, ¿como afrodisíaco?

Otro dato curioso. El 41% de las parejas encuestadas afirmaron que hablar sobre libros fue uno de los motivos que les hicieron caer enamorados. Más del 65% dice que “reading is a major turn on”, aunque habría que analizar qué entienden como “turn on”.

Una expresión así puede entenderse como afrodisíaco (esa parte de la encuesta hablaba sobre las parejas, las relaciones y el amor), aunque también como un simple activador físico al estilo “leer me pone las pilas”.

En La Piedra de Sísifo hemos hablado varias veces sobre lectura y atractivo: algunos sospechamos que la gente que lleva libros es más atractiva, y varios estudios demuestran que leer es sexy.

Los libros son tan importantes para los encuestados que el 30% se cuestionaría seriamente su relación en base a los libros elegidos por su pareja. Y el 29% si su pareja no leyese. Leer, como filtro de amor o exigencia previa a la relación. Nada que objetar.

 

Resultados del estudio | Global survey shows readers are happier, Picsea

Comentarios

comentarios