Anteriormente, las mujeres estaban privadas de ciertos derechos, como el derecho al voto, el derecho a poder estudiar, trabajar, etc, y entre estos se encontraba la escritura. Muchas mujeres que tenían este don y que querían ver sus libros publicados, no podían hacer otra cosa que firmar con un pseudónimo masculino.

Las hermanas Brontë

Jane Eyre, es una de las obras más famosas de los últimos siglos, un gran clásico de la literatura, publicada bajo el seudónimo de Currer Bell, más conocida ahora como Charlotte Brontë.

Ella, al igual que sus hermanos, creció amando la literatura y la creación de historias.

La primera en publicar sus obras fue Charlotte, las siguientes fueron sus hermanas, Anne Brontë bajo el seudónimo de Acton Bell y Emily, conocida entonces como Ellis Bell, autora de Cumbres Borrascosas.

Amandine Aurore Lucile Dupin

El seudónimo de esta mujer fue George Sand. Se disfrazaba de hombre para poder escribir, aunque no dejó de usar ropa femenina. Además, también fumaba en ocasiones, lo que en mujeres estaba mal visto.

Mary Anne Evans

Se trata de una de las mujeres más influyentes de la literatura de la Inglaterra siglo XIX. Siempre escondía su nombre detrás del seudónimo de George Eliot. Consideraba que sus escritos serían tomados en serio si escribía bajo un seudónimo masculino.

Caterina Albert

Su obra La infanticida generó mucha polémica y fue criticada, no solo por el tema del que trataba sino por el hecho de ser la autora una mujer. Decidió seguir escribiendo como Victor Catalá con el objetivo de ocultar su identidad.

JK Rowling

Antes de publicar la famosa saga de libros de Harry Potter, la autora se vio obligada a ocultar su nombre cuando decidió intentar publicar con una editorial. Dicha editorial, convencida de que el lector no leería un libro escrito por una mujer, le pidió a Rowling que empleara un seudónimo que ocultara su identidad. De Joanne pasó a ser JK Rowling. Por otro lado, utilizó en ocasiones también el seudónimo de Robert Galbraith. Sin embargo, tras el éxito alcanzado, JK Rowling decidió reconocer su autoría.

Comentarios

comentarios