Atari no necesita presentación, como tal vez no la necesite SwordquestLa mítica compañía de videojuegos es, casi unánimemente, reconocida como la creadora de la industria del videojuego tal y como la conocemos. El sueño de dos chavales que en los años setenta levantaron una empresa de la nada y nos brindaron algunos de los hitos más importantes de la historia del videojuego (así como algunos de los mayores fiascos y la profunda crisis que casi acaba con toda ella). Swordquest fue un videojuego aparecido en 1982 para la Atari 2600 es una de esas sagas rodeada del halo de la fama, de la tragedia y la nostalgia. Una aventura que recorría varios mundos, una saga de cuatro títulos (de los que finalmente no todos vieron la luz), unos increíbles cómics que profundizaban en su historia y un concurso para pro-gamers con el que ganar miles de dólares. Con lo que no contaba nadie era con la quiebra de la mítica empresa y la desaparición, con ella, de la saga Swordquest. 

Y, aunque la historia sea triste, una pequeña victoria de la nostalgia aún podemos celebrar, pues la editorial Planeta pone a la venta en un solo volumen los primeros (y únicos) tres cómics desarrollados por Roy Thomas, Gerry Conway, George Pérez y Dick Giordano. Cómics estos que servían como contexto a la historia de los pocos píxels y colores que veíamos moverse en la pantalla. El cuarto número, como ocurrió con el videojuego, nunca se produjo, pero completa este volumen la historia corta La venganza de los Yars, basado en otro clásico de Atari, Yar’s Revengeuno de los primeros grandes éxitos de la consola.

Con el pretexto de Atari Classics, sorprende la edición a estas alturas de este volumen que recoge un trozo de nostalgia de la historia del videojuego como pocos. La edición, en tapa dura y a color, presenta una «caja» que bien podría parecer la de un cartucho de la consola. En su interior encontramos los tres capítulos que conformaron la historia de Swordquest: 

Los atrevidos hermanos Torr y Tarra se lanzan a una aventura en la que cruzarán cuatro mundos para recuperar la Espada de Brujería Definitiva… una recompensa que les colocará un paso más cerca de derrocar al rey Tyrannus y a su siniestro aliado, el mago Konjuro.

El lápiz y color de Pérez y Giordano recuerda a la época dorada de DC (no en vano fue la encargada de lanzar los cómics), con esa saturación tan propia de los ochentas unido a un tipo de dibujo que buscaba la exageración en los personajes, dotando de proporciones heroicas a los protagonistas, componiendo una suerte de escenarios cercanos a lo que podríamos ver en cintas del estilo de Flash Gordon. La lectura de su historia resulta un tanto inocente hoy día, pues la clásica lucha del bien contra el mal y la venganza frente al deber escondía poco más que una excusa para darle contexto a lo que se veía en pantalla, pero su lectura resulta gratificante para curar la nostalgia. El estilo de Pérez es incontestable y el conjunto termina por arrojar una obra cercana a los clásicos del mundo del superhéroe en forma y fondo. Y sin desentonar con estos.

Menos destacable es la obra que cierra (a falta del capítulo Airworld que desapareció junto con Atari) este conjunto. El cómic derivado de Yar’s Revenge con portada de Hiro Kimura y lápices de Frank Cirocco, Ray Garst y guion de Hope Shafer. Mucha plantilla para tan poca sustancia, pues la historia apenas ocupa las siete u ocho páginas finales. Se trata apenas de una ligera explicación del concepto de Yar’s Revenge con unos dibujos bastante feos y un color que imita a la acuarela, pero cuya lectura, más allá del placer del coleccionismo, aporta poco.

En conjunto este Atari Classics: Swordquest es una deuda saldada con la nostalgia, con la historia del videojuego y una excusa perfecta para hacer hueco en la estantería y atesorar una obra curiosa. El precio resulta lo suficientemente atractivo como para justificar una relectura si ya se conocía o un primer visionado si no. Y, del mismo modo, unas partidas a estos juegos tras cerrar el cómic.

Comentarios

comentarios