Hegel según Jakob Schlesinger (Fuente).

En el texto de la autora Rita Segato, La escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, se expresa claramente la relación existente entre capital y muerte. Desde un punto de vista testimonial, se nos dice que en Juárez nada es casual puesto que: “todo parece formar parte de una gran máquina comunicativa cuyos mensajes se vuelven inteligibles solamente para quien, por una u otra razón, se adentró en el código”[1]. En su texto, ella profundiza el modo en que en si toda esta gran máquina comunicativa es dirigida por hombres, dejando la posibilidad casi nula de que una mujer entre en esta gran maquinaria y que al contrario esta sea replegada por la misma como lo plasma la autora con las desaparecidas de dicha ciudad, pero ¿Por qué esto es así?

Si bien, desde el principio de los tiempos el mundo ha sido prácticamente diseñado por hombres para hombres, lo cual ha provocado que el mismo, al atribuírsele la responsabilidad de ser una figura ejemplar se vea privado de su propio sentir, es decir, se vea privado de su instinto del miedo, de compasión e incluso de generosidad puesto que estos sentimientos son relacionados inmediatamente con la “inferior” figura de la feminidad. En sí, la cultura occidental se rige por el hombre adinerado que es culto y de raza blanca, lo cual no solo ha ido formando la estructura de la sociedad que sigue vigente, sino que también ha desarrollado las bases del capitalismo. Un capitalismo frio que pretende poseer como representantes a figuras fuertes que no temen ser violentas si de obtención de bienes se trata. Sin embargo, la masculinidad fría y centrada que propone el patriarcado hace que el hombre siempre se encuentre en la dialéctica hegeliana del amo y el esclavo.

En esta dialéctica, el deseo juega un papel muy importante, pero en el caso de la masculinidad, ese papel sumamente importante es el reconocimiento. En la misma, Hegel señala que los animales tienen un deseo que se satisface con un objeto inmediato, pero este no es consciente de que desea. En cambio, en el caso del ser humano, las cosas son diferentes. Si bien, esta dialéctica se inaugura cuando hay dos deseos humanos enfrentados, en este caso, 2 hombres enfrentados que luchan por imponerse y ser reconocido por el otro como superior. Por tanto, Hegel dice que el sujeto A desea ser el objeto de deseo del sujeto B, es decir, el sujeto A desea que el sujeto B desee a A, y B desea ser el objeto de deseo de A, esto es, B desea que A desee a B. [2] Con todo, se muestra cómo el hombre busca siempre la aprobación de otros hombres como reafirmación de su capacidad, existiendo esta constante lucha por saber quién puede dominar a quien. Esto sucede en ambientes de hombres poderosos, donde en un espacio vacío 2 potencias tratan de imponerse, pero también, este mecanismo se encuentra en las relaciones de trabajo jefe-empleado.

Un ejemplo muy claro del hombre patriarcal capitalista se puede apreciar en el narcotraficante que menciona Segato, el cual debe tener siempre una relación amo- esclavo con sus subordinados, esto porque siempre se utiliza el matar o el implantar miedo como método de coerción. Aquí es donde la lucha de quien impone a quien se ve muy clara además de que se muestra cómo se maneja la industria de las drogas la cual se deshace de lo que no le sirve y siempre cuenta con carne de cañón (hombres regularmente jóvenes que llegan al entorno del narcotráfico por necesidad o porque son manipulados por estar en el lugar equivocado, en el momento equivocado). Cabe mencionar que estos hombres sufren un destino diferente al de las mujeres, puesto que a pesar de que la mayoría de estos hombres son pobres, se les encuentra siempre una utilidad, caso contrario al de una mujer, la cual ante la figura patriarcal es asesinada al no pertenecer a algún círculo de poder que el patriarcado considerare importante.

En el texto de Rita Segato es donde se muestra como el hombre mata con tal de reafirmar su poder y fortalecer su riqueza sin importar todo lo que implica el matar, dejando ver que el patriarcado siempre será el eterno amo del hombre esclavo al mismo.

[1] Amerika [En línea] “Rita Laura Segato, La escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez” recuperado en https://journals.openedition.org/amerika/7531 (Ultimo acceso el 15 de julio de 2018)

[2] La mente es maravillosa [En línea] “La dialéctica del amo y el esclavo” recuperado en https://lamenteesmaravillosa.com/la-dialectica-del-amo-y-el-esclavo-de-hegel/ (Ultimo acceso el 16 de julio de 2018)

Comentarios

comentarios