Lo cierto es que Dune, de Frank Herbert, no necesita presentación alguna. Quizás para los que no leen en absoluto ciencia ficción, y para quienes ignoran el cine de David Lynch, esta sea una obra casi desconocida, aunque sus huecos resuenan en toda la ciencia ficción actual y próximamente se adaptará de nuevo al cine. Con este motivo, o quizás porque sí, porque pueden, porque ya era hora, la editorial Nova (Penguin Random House) edita ahora en España la edición especial de aniversario de la que es, posiblemente, la mayor epopeya de la ciencia ficción.

Quizás, junto con Fundación de Asimov, la que disputa el puesto de honor en la ciencia ficción de que goza El señor de los anillos en la fantasía.

La primera vez que leí Dune fue en una edición de bolsillo a la que guardo mucho cariño. Editaba Ultramar en su mítica colección y la cubierta lucía una ilustración de Antoni Garcés. En esta misma colección se publicaron todas las continuaciones de la saga (las escritas por Herbert) y leí con afán una saga que, pareciéndose a la ciencia ficción de la edad dorada que ya había devorado, al mismo tiempo no se parecía en nada. Los calificativos para esta han sido múltiples: epopeya ecologista, estudio mesiánico, space opera… La historia de los Atreides y el planeta Arrakis es historia misma de la ciencia ficción. Para los neófitos, una sinopsis:

La historia comienza a miles de años en el futuro, en un gran imperio galáctico dividido en cuasi-feudos controlados por familias nobles. La clave para el control del Imperio se encuentra en Arrakis, un planeta desértico también conocido como Dune. El protagonista de la historia es el joven Paul Atreides, heredero del ducado de la Casa de los Atreides. Su padre, Leto Atreides, recibe de pronto la orden de trasladarse a Arrakis, y Paul deberá enfrentarse, por un lado, al emperador y, por otro, a sus antiguos enemigos, la Casa de los Harkonnen.

Dune, admirable mezcla de aventura, misticismo y política, ganó el primer Premio Nebula (1965), el Premio Hugo (1966) y cimentó una de las sagas más grandiosas de la ciencia ficción.

La lectura de Dune deja reconocer las influencias que ha ido teniendo en obras posteriores, la más reconocible de los cuales es la saga Star Wars Canción de hielo y fuego. El mesianismo, la lucha de familias, el Elegido, el poder de la melange… Los personajes de Dune se mueven en el absoluto gris, no existe el bien o el mal, sino el poder, el misterio, la religión, la lucha del hombre contra Dios. Son tantos y tan profundos los temas que abarca esta novela que una simple lectura superficial se nos queda corta. Por eso, la he leído unas cuantas veces ya. Si bien la primera de la saga, la Dune original que ahora reedita Nova con la traducción original de Domingo Santos, revisada ahora por David Tejera y en una edición de lujo en tapa dura con las ilustraciones de Sam Weber. Además, se añade un mapa del planeta Arrakis y los apéndices de la novela.

La edición es espectacular, elegante y llena de detalles, la clásica edición que todo fan de la saga gustaría de tener en su librería. Incluso aunque, como yo, ya tengáis las ediciones antiguas. Esta es una aproximación de la edición de aniversario que publicó en su día Folio Society y que consta de las ilustraciones originales, aunque no del estuche y, por suerte, no del abusivo precio de 80 libras (en España nos llega a 30 euros). Estas ilustraciones son bastante espectaculares, sofisticadas, con un aire algo parecido a lo que seguramente podremos ver en la próxima adaptación de la novela al cine (dirigida por Denis Villeneuve), ya que es un estilo bastante actual de ciencia ficción. Tienen ecos del trabajo de Ralph McQuarrie para Star Wars y se alejan del colorido estándar de los años 50, aunque me hacen echar un poco de menos las ilustraciones para las portadas de Ultramar que llevó a cabo Antonio Garcés. Muy alejada de lo que está en boga hoy en día, sí, pero especiales a su propio estilo.

La edición en sí misma es magnífica, aunque me hubiera gustado encontrarme con algún otro extra que no fuera un artificio estético. Por sí mismas las geniales ilustraciones y la edición en tapa dura ya merecen el precio que cuesta (y la decisión de tener una edición más de Dune), pero es una oportunidad desaprovechada para incluir algún interesante prólogo (de Miquel Barceló, quizás), algo de material extra sobre la saga (que hay a patadas) o algún otro texto complementario. Claro que habrá voces que proclamen que una edición especial merece respetar la integridad del texto original, y es cierto, pero me vienen a la cabeza otras ediciones especiales de obras tan importantes como Soy Leyenda Crónicas Marcianas que traían jugosos extras que otorgaban aún más valor añadido a la edición. Con todo, esta es una ocasión magnífica para volver a Arrakis. O para acercarse por primera vez, si es que aún no has podido disfrutar de esta obra. No hay nada parecido, la verdad. En el futuro (en uno de esos distópicos del género) se seguirá hablando de no demasiadas obras de ciencia ficción (Fundación, Hyperion…) y, por supuesto, Dune será una de ellas.

Como curiosidad, invito al lector a complementar la lectura de esta obra con el visionado del documental Jodorowsky’s Dune, acerca de la adaptación que el director chileno quiso realizar contando con la colaboración de Salvador Dalí, Orson Welles o H.R. Giger entre muchos otros:

Dune será siempre considerada el gran triunfo de la imaginación que convirtió a Frank Herbert en uno de los grandes visionarios de la literatura universal. Hoy este gran clásico vuelve a estar de actualidad porque pronto inspirará una película y una serie de televisión dirigidas por Denis Villeneuve, el director de Arrival y Blade Runner 2049. Es hora, pues, de reivindicar un libro mítico con esta edición para coleccionistas que reproduce las doce ilustraciones interiores, firmadas por el prestigioso ilustrador Sam Weber, de la aclamada edición estadounidense, conmemorativa del cincuenta aniversario de Dune, de The Folio Society.

Comentarios

comentarios