¿Es imposible educar a los adultos?

Para mí, la respuesta a esta pregunta es afirmativa, sin embargo, sigue leyendo para descubrir por qué lo digo. En un primer momento tenemos que responder sobre el significado de la palabra culturizar, ya que, ni siquiera el corrector del procesador de texto puede hacer bien su trabajo.

Según la RAE: «Educar, incluir en una cultura». Entonces podemos cambiar el titulo a: Es imposible educar a los adultos en temas de cultura.

Ahora pensemos por un momento en un pequeño niño… ¿Cómo es? ¿Cuáles son sus cualidades y su forma de ser? Es cierto que cada niño es único, algunos poseen una mayor sonrisa interna que otros, otros son más decididos o un poco más retraídos; pero busquemos lo que tienen en común, ahí está la clave.

Ahora veamos a un adulto, comparemos sus cualidades con las de un niño. Son realmente distintos. Por esta razón es imposible culturizar a un adulto.

Culturizar significa aprender, y para aprender tenemos que ser como niños: curiosos, humildes, juguetones, entre muchas otras cualidades que un pequeño posee y que va perdiendo a medida que crece. Uno al ser adulto empieza a tomar las cosas con una seriedad absurda, diría estúpida; el ego comienza a comer nuestra alma pura, soñadora y curiosa, la cual buscaba nuevas cosas y se sorprendía con cada nuevo conocimiento, con cada nueva experiencia; humildad y orgullo, dos antagonistas que se mueven a través de nosotros, deberíamos haber sido más humildes, en vez de eso -al pasar los años- la arrogancia, zorra de dientes amarillos nos engulle.

Así no se puede aprender.

¿Ahora entiendes la razón de por qué no se puede culturizar a los adultos?

Tranquilo, podemos transformarnos. Esa es la maravilla que esconde nuestro cerebro. Su plasticidad nos permite cambiar, ser todo aquello que perdimos y encontrar aquel interior puro, curiosos y sincero, aquella personita que preguntaba el por qué de todo, que soñaba con mundos nuevos y deseaba conocerlos, aquella alma receptiva a nuevos estímulos, aquel ser que estaba dispuesto a aprender.

Comentarios

comentarios