Flow Press es una de mis editoriales favoritas. Los zombis es un ejemplo perfecto del tipo de cómic y libro visual que suelen publicar, tal y como se definen a sí mismos, «libros visuales para explicar el mundo». En esta narración corta, bellamente ilustrada por Richard Guérineau y con texto de Philippe Charlier se nos narra aquí la historia de los zombificados de Haití, una de las más oscuras historias reales que se puedan conocer. A través de años de casos reales, blandiendo casos reales, se nos cuenta cómo funciona el vudú en Haití: las oscuras leyendas en torno a los bokor (brujos), los zombis y las resurrecciones… Un viaje hacia el corazón de las tinieblas.

El segundo volumen de La Gran Tebeoteca del Saber, nuestra serie de divulgación en formato visual, dirigida a lectores curiosos de 8 a 100 años, donde un especialista y un dibujante se unen para explicarte el mundo ¡en tebeos!En esta entrega, nos enfrentamos a los Zombis, el fenómeno más terrorífico, viral y popular del siglo XXI explicado por el médico forense Philippe Charlier y dibujado por el polivalente Richard Guérineau. Una obra seria en su contenido y brillante en su apariencia que conectará con el público de todas las edades que está fascinado por los muertos vivientes.

Dentro de la colección en que ya se publicara la obra El universo tenemos el placer de encontrarnos con un objeto curioso, esta suerte de tebeo didáctico dibujado de forma muy llamativa, imitando quizás al estilo de los clásicos tebeos de los años 50, donde el mito del zombi en el cine se mezcla con las historias reales de monstruos, brujos, santería, brujería y toda una lección por algunos de los ritos terribles detrás de los increíbles casos de personas resucitadas. Una lectura ligera, que se ventila en apenas una tarde lluviosa, pero cuyo desasosiego (sabiendo que todo lo que cuenta es real), deja un poso tras cerrar la última página. Poco se puede decir sobre su contenido: los conceptos que se nos presentan tienen el regusto de un programa rápido de curiosidades, no de un extenso manual, en menos de una hora se nos abre una ventana a algo que quizás ni sospecháramos que existe.

Como tebeo, el dibujo y el color son estupendos. El trabajo de Guérineau combina algunos simples dibujos con grandes ilustraciones detalladas, llenas de realismo, pero es su color lo que le otorga un poso semejante a una película de serie B de los setenta (precisamente esas que tantos zombis gustan de mostrar), con una pátina que recuerda al lápiz pastel, a las historias de Sabrina o clásicos de mediados del siglo XX. Un tipo de tebeo añejo, bello y que combina el realismo de los escenarios con la casi caricatura de los personajes humanos (o zombis).

La edición de Los zombis por parte de Flow Press es muy elegante: una tapa dura a color, de unas setenta páginas, con prólogo de David Vanderneulen que nos acompaña de forma magistral hacia el interior de esta obra: los orígenes ficticios del zombi, su impacto en la cultura, y también su base real en los ritos de vudú. Una curiosa elección para esta serie que busca conocer el mundo a través del cómic, una edición bonita, asequible para todos los bolsillos y cuya lectura, aunque algo corta, se disfruta como una delicatessen de la curiosidad. Recomendable para las mentes inquietas, ávidas de aprendizaje, aunque sea sobre las aristas más oscuras del género humano. Me he quedado con muchas ganas de saber cuál será el siguiente tema elegido para esta Tebeoteca del Saber.

Comentarios

comentarios