Imagen vía Pixabay.

¡Cuidado! Muchas cosas son subjetivas. Cada persona es distinta, cada uno de nosotros hemos tenido vidas con experiencias particulares que condicionaron nuestro gusto, así que, cuidado al juzgar algún libro como literatura basura, otra persona podría juzgar lo que lees igual.

Luego de haber aclarado este punto puedo expresar mi opinión acerca de este tema.

¿Existe la literatura basura?

Mi respuesta es no, aunque, debo clarificar que no todos los libros son buenos. Antes de continuar quiero que pienses en lo que haces con la basura de tu hogar, la desechas ¿verdad? Los libros no deberían entrar en esa categoría, ya que, contiene la experiencia humana de la persona que lo escribió…

Ahora bien, dicho escritor puede no dominar las letras, puede ser que deba mejorar en su oficio o -tal vez- sus temas o perspectivas de la vida no aporte nada nuevo a este maravilloso arte o -simplemente- es un mal escritor. Pese a todo, lo que escribe no es basura (es su forma de ver el tema y eso vale respeto) solo que no sabe escribir, no tiene las herramientas o se ha dejado llevar por la experiencia limitada de la sociedad actual.

¿Cómo puedes distinguir la mala literatura?

Tengo un truco: después de haber leído varías páginas de una novela y sigo creyendo que es ficción… algo va mal. El labor del autor es convencerte de que la historia que te esta contando puede ser real, sin importar que el protagonista viva en un mundo paralelo en donde las leyes naturales no se aplican. Tu debes creértelo.

Punto clave: Si no te lo crees es mala literatura.

Es cierto que podrías llegar al siguiente nivel y analizar el estilo, los personajes o la trama, si esta bien construida, los giros y demás. Pero no es necesario si no eres escritor o crítico literario. Si el género te gusta y el autor te lleva de la mano y te hace vivir nuevas experiencias, adelante, dejate llevar y empieza a soñar.

¿Qué puedes aprender de la mala literatura?

La profesión de escritor exige haber leído de todo, y como dice Stephen King: “Se puede aprender de un buen libro, pero, de uno malo se puede aprender aun más”.

Quienes vivimos de las letras hemos convertido este arte en un oficio, lo que significa que debemos ganar experiencia y dominio en esta profesión. Debemos ir más allá de un simple lector y analizar el texto a profundidad.

Digamos que estas leyendo un cuento y al acabarlo te das cuentas de que una pared se interpuso y el texto no logró llevarte a aquel mundo escrito, quieres saber por qué. Vuelves a leerlo preguntándote:

  • ¿De que trata el cuento?
  • ¿Es un cuento autobiográfico?
  • ¿Cuáles son los personajes principales y secundarios? ¿Están bien construidos?
  • ¿Dónde ocurre la acción? ¿De que otra forma se pudo haber descrito el escenario?
  • ¿Cuál es el conflicto base?
  • ¿La solución del conflicto es una salida fácil?
  • ¿El estilo narrativo queda con la historia?

El objetivo con estas cuestiones es analizar las razones por las que el autor no logró convencerte del mundo que creo, y de esa forma puedas evitar dichos errores en tu propia escritura.

En conclusión

No existe la literatura basura, por la simple razón de que contiene la experiencia humana de la persona que lo escribió. Lo que existe es la mala literatura. Pese a eso, explora más; tal como un navegante conoce las aguas, tu debes conocer el mar abierto antes de juzgar a un libro como bueno o malo. Indaga en tus propios gustos y disfruta el viaje.

Comentarios

comentarios