Imagen vía Pixabay.

Pocos artistas consiguen romper récords en las casas de subastas como Pablo Picasso cada vez que una de sus obras sale al mercado. Aunque todos estamos familiarizados con su inconfundible estilo, para la inmensa mayoría de los mortales el contacto con sus cuadros ha sido posible gracias a reproducciones o, en el mejor de los casos, a algún que otro original colgado en las paredes de algún museo. Y es que, a pesar de que muchos de ellos están en colecciones privadas, no cualquiera puede permitirse los millones que cuesta tener tu propio Picasso original colgado en el salón de casa.

¿Te imaginas comprar uno de esos originales por cien euros? Pues ya es posible gracias a la ONG parisina Aider les Autres, que ha puesto en marcha una iniciativa dirigida a ayudar a los más desfavorecidos. El cuadro en cuestión es Nature Morte, una pintura de Picasso de 1921 que representa un periódico y una copa de ajenjo. La obra, que hasta ahora se ha estado exhibiendo en el Museo Picasso de París, ha sido valorada por la propia ONG en una cantidad estimada de un millón de dólares. El actual propietario del cuadro es David Nahmad, un coleccionista de arte modernista e impresionista que, junto a su hermano, posee unas trescientas obras de Picasso. Nature Morte es un ejemplo del trabajo pionero de Picasso dentro del cubismo.

Vender por cien euros un cuadro valorado en un millón de dólares puede parecer una locura, pero el objetivo final de Aider les Autres es recaudar unos veinte millones de euros. Los cien euros que supuestamente cuesta el cuadro lo que permiten, en realidad, es participar en un sorteo cuyo ganador se convertirá en el nuevo propietario de la obra de Picasso, pero para ello tendrá que ser elegido entre 200.000 números más. Con parte del dinero que se consiga se cubrirán los costos de la pintura y de la transacción, pero la mayoría se donará para fines benéficos, principalmente para construir y restaurar pozos y baños en Camerún, Madagascar y Marruecos. De esta manera se garantizará el acceso a agua limpia, reduciendo el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua, y se evitará el trabajo de tener que ir a buscar el agua a fuentes viables.

La venta de Nature Morte marca la segunda entrega de «1 Picasso por 100 euros», como se titula la iniciativa. En 2013, Péri Cochin, un presentador y productor de televisión, tuvo la idea de sortear L’Homme au Gibus (Hombre con sombrero de ópera), otro trabajo de Picasso que fue valorado en un millón de euros y que fue vendido por solo cien a Jeffrey Gonano. Las ganancias de la venta, en aquella ocasión de unos 50.000 números, se destinaron a la conservación de la antigua ciudad de Tiro en el Líbano. Según Telegraph, los organizadores planean hacer un sorteo anual.

Una vez sorteado, el ganador y nuevo propietario de Nature Morte recibirá los certificados de autenticidad firmados por Maya Widmaier-Picasso y Claude Ruiz-Picasso, dos de los hijos del artista. Varios de los miembros de la familia de Picasso han dado su bendición al proyecto. Olivier Picasso, nieto del pintor, afirmó que su abuelo estaba muy concienciado con la pobreza debido a sus propias experiencias (al llegar a París incluso tuvo que llegar al extremo de quemar sus pinturas para mantenerse caliente). «Creo que habría sido muy feliz», concluye Olivier Picasso al referirse a lo que su abuelo habría opinado sobre el sorteo.

Comentarios

comentarios