Ilustración de Peter Pan tocando las flautas, por F. D. Bedford de Peter y Wendy (Fuente)

Peter Pan es un personaje conocido por todos: ese niño, entre pícaro y adorable, que nunca crece y que enseñó a generaciones que los sueños se hacen realidad si se desean con fuerza. Sin embargo, la reciente publicación del manuscrito original de J.M. Barrie, Peter Pan y Wendy, que se encuentra en la Biblioteca Pública de Nueva York, ha revelado un personaje mucho menos conocido y más oscuro ‒al igual que ocurre con muchos otros cuentos infantiles‒.

Probablemente para adaptarse al público de 1911, Barrie decidió suavizar su personaje, eliminando aquellas descripciones que lo muestran como un niño elfo, que habla a Wendy en tono desafiante y que muestra una actitud despectiva. También podría decirse que el Peter Pan original era más egoísta y menos bondadoso. Esa actitud es más coherente con el duro final de la historia, en el que Peter le revela a Wendy que se ha olvidado por completo de Campanilla y después se lleva a su hija a Nunca Jamás, dejándola atrás sin permitirle acompañarles. De hecho, Nunca Jamás se llamaba originalmente Nunca Nunca Jamás, no aparece hasta un poco más adelante en la historia y tenía un halo mucho más misterioso. De esta manera, Barrie enfatizó todavía más la distancia entre el mundo de los niños y el de los adultos.

Maude Adams como Peter Pan y Mildred Morris como Wendy en 1906 (Fuente).

Ese manuscrito original, rescatado y editado nuevamente, ha sido publicado por SP Books en una tirada de mil ejemplares, numerados a mano, con veintiuna ilustraciones a página completa y a color de Gwynedd Hudson, de una rara edición de 1930. Algunas de las ganancias de las ventas irán destinadas al Hospital Great Ormond Street, que aún posee los derechos de autor que le dio Barrie antes de morir.

Para Jessica Nelson, encargada de esta nueva edición, la caracterización del Peter original es similar a lo que le ocurre al personaje original del Frankenstein de Mary Shelley, donde vemos una criatura más sombría y con menos cualidades humanas. No es extraño que Barrie inundara de oscuridad una historia escrita para niños, porque una de las ideas que trataba de demostrar es que estos también puede ser feroces.

Comentarios

comentarios