¿Te has planteado alguna vez cuántos días tienes que trabajar para ir al cine, leer o contratar tu servicio de streaming? Yo sí. Usando como denominador mi salario anual, y como numerador los diferentes servicios de ocio, he obtenido algunas conclusiones interesantes: para pagar mi ocio necesito todo enero y febrero.

dias trabajados para pagar2

¿Vives para trabajar o trabajas para vivir? Si hace unos días recomendaba el libro ‘No tengo tiempo’ de Jorge Moruno ahora tiro por tierra cualquier posible aprendizaje y me pongo a medir cuánto tengo que trabajar para vivir. En mi caso, con 238 días (hasta el 26 de agosto) puedo pagar gastos. ¿Y tú?

Enero y febrero para pagar todo mi ocio

El primer producto de ocio que he listado ha sido el aprender idiomas. Según mis cuentas, el día 13 de enero termino de pagar la academia de todo el año, lo que significa que necesito unas dos semanas naturales de trabajo para cubrir el gasto que supone aprender un nuevo idioma.

Una partida de gasto en ocio un poco más grande es la adquisición de libros, en la que me dejo otros 14 días de trabajo. Eso me coloca a 28 de enero de mi calendario imaginario. Si le sumo los 3,51 días naturales de trabajo para pagar todo el streaming que tengo contratado, completo enero. Adiós al primer mes.

dias necesarios para pagar mi ocio

Si cuento los videojuegos (1 día natural de trabajo), el gimnasio (3,64 días), la restauración fuera de casa (6,76 días), el transporte (1 día) y los viajes de vacaciones (16,25 días), me pongo a 29 de febrero. Vale, puede que los viajes y el gimnasio no sean “ocio”, pero he de admitir que no sabía en qué partida incluirlos.

El caso es que para costear todo el ocio del que disfruto tengo que trabajar dos meses enteros al año. No estoy seguro de si eso es algo bueno o malo. Si quieres hacer tus cuentas, básicamente he cogido el coste de las diferentes partidas de ocio y las he dividido entre lo que gano al año. Nada más complejo.

Coste en días = (GASTO/INGRESOS)·365

Para costearme el hogar necesito mes y medio

He pensado que por qué voy a parar aquí y he cogido todos los gastos que tengo en el hogar. Haciendo la misma operación de arriba, he descubierto que necesito trabajar 5,2 días para pagar el internet, 5,85 para pagar la electricidad y 0,97 para pagar el agua. Demos gracias a los servicios estandarizados, por cierto.

dias necesarios para pagar los gastos del hogar

El seguro del hogar (1,52 días), el pago del IBI (3,23 días) y los gastos de comunidad (5,85 días) tienen un coste de un tercio de mes laboral. Junto a la amortización de los electrodomésticos (1,62 días), la ropa (3,25) y los consumibles para no morir de hambre (15,81 días) casi agotan un mes.

En total, mantener mi hogar y a mí mismo (jabón, comida) me cuesta 43,3 días de trabajo anual. Estamos a 12 de abril y ya he pagado todo lo necesario para divertirme y seguir vivo, en este orden. Pero aún quedan muchos pagos por delante, como los impuestos o la inversión para no ser un viejo pobre.

Impuestos y otros detalles

Formalmente hablando, la cuota de autónomo (44,19 días) no es un impuesto sino una recaudación a los trabajadores. Aún así, la he sumado al IRPF (91,25 días), que sí es un impuesto como tal, y me he llevado una sorpresa interesante. La partida del IRPF es, con diferencia, la más grande de todas.

Supongo que eso significa que soy un afortunado, incluso aunque el coste temporal para pagar todo ese IRPF sea mayor al de la media. Pero que la cuota de autónomo me cueste lo mismo que todos los gastos del hogar demuestra el problema estructural para los autónomos: ¡yo pago el mínimo posible!

A partir de los 41 años debería ir aumentando la cuota de forma gradual para poder jubilarme con dignidad, lo que iría consumiendo cada vez más días al año de trabajo extra. Una regla de tres me da que tendría que trabajar tres meses, de media, para pagar mis responsabilidades sociales a lo largo de mi vida. Vivir es caro.

Inversión, esa gran indispensable

dias necesarios para pagar las inversiones

Para evitar quedarme dentro de unas décadas con el culo al aire, invierto mes a mes buena parte de mis ahorros personales. Inversiones largoplacistas con rendimientos modestos serían para mí un alivio. Durante el 2019 ocupé 65 días en trabajar para alcanzar el volumen de inversiones que estimo necesario para complementar mi pensión. Eso me sitúa casi en Halloween.

Es 30 de octubre y, en principio, ya tengo todo pagado. Respiro aliviado porque me queda todo un mes por delante para ahorrar y hacer hucha, que nunca viene mal. Pero me pongo a pensar y caigo en la cuenta: no tengo hijos, ni mascotas, ni hipotecas, ni coche. Un abrazo para aquellos que sí tienen estas partidas de gasto. No hace falta que me lo devolváis, estaré leyendo.

Imágenes | M. Martínez

Comentarios

comentarios