Fuente: Pentagram Bandcamp site.

Como aficionado y entusiasta de la música metal uno se acostumbra a que las portadas de los discos, las letras, la apariencia de las bandas y la música, por supuesto, sea habitualmente oscura, poblada de pesadillas, obsesiones y angustias. Sin embargo, pocos documentales que tengan que ver con el citado género, han mostrado de forma tan cruda que, precisamente, esos demonios puedan ser reales. Es decir, las metáforas y la representación simbólica de los sufrimientos quedan cortas cuando se mira directamente al abismo en el que un hombre está sumergido.

Last days here es un documental sobre Bobby Liebling, vocalista de la banda de metal de culto Pentagram. El filme se centra en una etapa muy difícil de la vida de este cantante: recluido en el hogar de sus padres con más de 50 años, arruinado física y mentalmente por el uso de drogas con nulos deseos de vivir. Aunque el tema parece y de hecho lo es, complejo, el documental logra, en todo momento que uno mantenga el interés para al final comprobar si hay o no una posible resurrección.

Fuente: Decider/Everett Collection.

A través de los distintos testimonios que se van recogiendo, se dibuja la naturaleza de Liebling: hombre de carácter explosivo, ególatra, que de alguna manera se las arreglaba para sabotear a su propia banda y a él mismo. El camino a la autodestrucción lo lleva, ya con los estragos de la droga, la edad y la poca fortuna musical a cuestas, a sobrevivir en la casa de sus progenitores. Las escenas son muy duras: una persona que desiste de sí misma. No es casual que precisamente uno de los discos de Pentagram (el quinto en su producción) se llame Sub-Basement. Su vida se consume encerrado en un sótano físico y metafórico.

En uno de los pasajes del filme, el cantante muestra algunas prendas que ha guardado, desde los setenta, por si la fama llegaba. Por su puesto él mismo concluye: “nunca sucedió”. Sin embargo, paradójicamente, el documental cerrará con una cierta luz: la capacidad que se tiene, con una ayuda decidida, para escalar el pozo. No perdamos de vista que lo que llevó a los hacedores del filme a buscar a Liebling fue el amor y la devoción a su música. Al final de cuentas, Last days here, es la historia de la cruenta lucha contra los demonios personales y de eso todos sabemos un poco.

Last days here
2011
92 min.
Estados Unidos
Dirección y guión: Don Argott y Demian Fenton
Productora: 9.14 Pinctures
Género: documental, biopic

Comentarios

comentarios