“La Guía del autoestopista galáctico tiene varias cosas que decir respecto a las toallas.

Dice que una toalla es el objeto de mayor utilidad que puede poseer un autoestopista interestelar. En parte, tiene un gran valor práctico: uno puede envolverse en ella para calentarse mientras viaja por las lunas frías de Jaglan Beta; se puede tumbar uno en ella en las refulgentes playas de arena marmórea de Santraginus V, mientras aspira los vapores del mar embriagador; se puede uno tapar con ella mientras duerme bajo las estrellas que arrojan un brillo tan purpúreo sobre el desierto de Kakrafun; se puede usar como vela en una balsa diminuta para navegar por el profundo y lento río Moth; mojada, se puede emplear en la lucha cuerpo a cuerpo; envuelta alrededor de la cabeza, sirve para protegerse de las emanaciones nocivas o para evitar la mirada de la Voraz Bestia Bugblatter de Traal, un animal sorprendentemente estúpido, supone que si uno no puede verlo, él tampoco lo ve a uno; es tonto como un cepillo, pero voraz, muy voraz; se puede agitar la toalla en situaciones de peligro como señal de emergencia, y, por supuesto, se puede secar uno con ella si es que aún parece estar lo suficientemente limpia.

Y lo que es más importante: una toalla tiene un enorme valor psicológico. Por alguna razón, si un estraj (estraj: no autoestopista) descubre que un autoestopista lleva su toalla consigo, automáticamente supondrá que también está en posesión de cepillo de dientes, toallita para lavarse la cara, jabón, lata de galletas, frasca, brújula, mapa, rollo de cordel, rociador contra los mosquitos, ropa de lluvia, traje espacial, etc. Además, el estraj prestará con mucho gusto al autoestopista cualquiera de dichos artículos o una docena más que el autoestopista haya «perdido» por accidente. Lo que el estraj pensará, es que cualquier hombre que haga autoestop a todo lo largo y ancho de la galaxia, pasando calamidades, divirtiéndose en los barrios bajos, luchando contra adversidades tremendas, saliendo sano y salvo de todo ello, y sabiendo todavía dónde está su toalla, es sin duda un hombre a tener en cuenta.”

—  Guía del Autoestopista Galáctico, Douglas Adams

feliz dia de la toalla

Douglas Adams falleció de un ataque al corazón durante una sesión de entrenamiento a los 49 años. Ocurrió un 11 de mayo de 2001, mucho tiempo después de publicar su ‘Guía del Autoestopista Galáctico’ (1979). Dos semanas después de su muerte, varios lectores anónimos salieron a la calle con una toalla al hombro.

Fueron ignorados, pero los puntales del frikismo se estaban afianzando con cada evento. Dos años antes se estrenaba Galaxy Quest, una obra maestra de la ciencia ficción que en 2019 recibió su reconocimiento con ‘Never Surrender: A Galaxy Quest Documentary’, y Matrix, una de las películas que más ayudó al movimiento friki al normalizar lo geek.

Volvamos al 6 de junio de 2001, cuando se abre la web ‘www.towelday.com’,. Se trataba de un tributo a Douglas Adams que citaba a los fans a llevar una toalla el 25 de mayo, “debido a que en una semana no nos daba tiempo suficiente a correr la voz”. Además, la fecha coincidía con el estreno del episodio IV de Star Wars en 1977. Pero haría falta mucho más para fijar el evento.

Corría el año 2006 y el Señor Buebo, un bloguero español, decidió organizar el ‘Día del Orgullo Friki’ porque “si hay dia del padre, de la madre, de la Constitución, del trabajo, del orgullo gay…. ¿por qué no puede haber un día del orgullo Friki?”. Sin mayor ánimo que pasarlo bien, se eligió la misma fecha del 25 de mayo para hacer el friki por la ciudad de Madrid. Fue todo un éxito.

“La Plaza de Callao se llenó de gente disfrazada y se organizó un Pac-Man humano por las calles cercanas”, según ABC. Pac-Man que años después fue recreado con Google Maps, dicho sea de paso. A partir de ahí, la fiesta del Orgullo Friki se hizo internacional y agrupó en un solo día mundial a frikis de todo el planeta. El 25 de mayo ya no era ‘solo’ el día de Star Wars.

Los adoradores de Adams y del Universo Marvel, entre otros, habíamos fijado la fecha en el calendario y logramos convocar a todos los frikis. En 2008 el evento pasó a conocerse como ‘Geek Pride Day’ en todo el mundo, y cada año es más probable ver a alguien llevando una toalla, el objeto de mayor utilidad que puede poseer un autoestopista interestelar.

 

Feliz día de la toalla.

Comentarios

comentarios