Esta es una edición en tapa dura e imágenes a color.

Bestiario del norte es una publicación de La Felguera, y para mí eso ya es sinónimo de varias cosas. Por un lado, de una edición impecable, interesante, imaginativa, llena de detalles y cuidada como pocos libros nos encontramos en el panorama editorial español. Por otro, la posibilidad de aprender sobre algo que, o no sé, o sé muy poco. Siempre es así con los libros que edita esta curiosa casa editorial, que se jacta de tener más de sociedad secreta, cuyos libros casi nunca vienen firmados por un solo autor, y que explora algunos temas espinosos, desconocidos y misteriosos (como la España Salvaje de la que ya he hablado aquí). Pero es que concretamente Bestiario del norte sí que trae firma: nada más y nada menos que la de uno de mis pintores favoritos en España, Pablo Gallo.

La obra de este gallego afincado en Bilbao llegó a mí por un curioso libro, Manual de ruleta rusadonde el autor empleaba dibujos llenos de locura y muerte para hacer un recorrido por la historia de este macabro juego. Como libro, un artefacto extraño que me encandiló y me abrió al peculiar arte de Gallo. Como hijo de asturiano, que ahora el autor se una a mi editorial favorita para traernos un bestiario de criaturas del folclore asturiano, cántabro, gallego y euskaldun es un sueño hecho realidad.

Un bestiario es un compendio de criaturas y animales fabulosos y de las historias detrás de ellas. Aunque nace en la Edad Media, se ha explorado en la ficción de diversas maneras, como hizo Borges con su El libro de los seres imaginarios o Robert Silverberg con su Bestiario de ciencia ficción. 

Bestiario del norte comienza con una introducción editorial (ya estamos acostumbrados a que La Felguera tenga una voz propia) donde se nos habla del autor y de este proyecto, para enseguida dar paso al prólogo de Julio Caro Baroja, sobrino del afamado autor, historiador y Premio de las Letras Españolas, extraído de su libro Ritos y mitos equívocos (1974). Al modo de los bestiarios de la Edad Media, esta publicación se compone de cinco secciones donde hallaremos criaturas de todo tipo, con sus descripciones y leyendas asociadas y su correspondiente ilustración. Para muestra un botón: estas ilustraciones son elegantes y descabelladas a un tiempo; el estilo de Gallo se puede reconocer de un simple vistazo, y la simbología detrás de las leyendas del norte es el complemento perfecto a algunos dibujos que podrían enmarcarse y colgarse de un gabinete de los horrores (y entiéndase esto como un halago).

El Urco, criatura gallega (ilustración de Pablo Gallo)

Bestiario del norte no es un glosario demasiado amplio ni profundo; las descripciones y leyendas son superfluas (apenas una página, en la página contraria va la ilustración), una nota biográfica sobre el origen de la bestia. La selección, como indica el propio autor, se ha hecho en base a preferencias, pero también intentando rescatar los menos conocidos. Por eso nos encontramos con que la sección de criaturas por cada región es concisa, algo que hace que su lectura sea muy muy rápida (literalmente leí todo el libro en una sola tarde). Como colofón se añade una galería de «Comisión de investigaciones extraordinarias» donde nos encontramos con retratos y notas biográficas de algunos personajes estudiosos e interesados en el folclore del norte español: véase Emilia Pardo Bazán, Constantino Cabal o el propio Julio Caro Baroja.

Lo mejor de Bestiario del norte es su cuidada edición: tapa dura, ilustraciones en color, buen papel… En fin, todo un artefacto para que el bibliófilo tenga en la estantería. Como decía una amiga mía: libro de salón. La clase de libro que dejas en una gran mesa en la sala de estar para que quien te visite le eche un ojo y se fascine. Las ilustraciones de Gallo son espectaculares y disparan la imaginación del lector. Como bestiario (entiéndase esto como ensayo sobre folclore) quizás se quede corto. O quizás es que no haya más criaturas fabulosas en los pueblos escogidos o que yo leo demasiado deprisa, pero el contenido se me ha quedado un poco escueto. Pese a esto, que no es más que una pequeña nota disonante en una sinfonía excelente, es un libro que hay que tener. La Felguera va rescatando poco a poco parte de la historia de una España que amenaza con caer en el olvido; lo hace con estas publicaciones y con su genial revista (digital y en papel) Agente Provocador.Rescatar ahora parte del folclore de nuestro querido norte y vestirlo de una presentación tan atractiva es una piedra más en ese camino. Bestiario del norte es una curiosidad más que añadir a nuestro gabinete de curiosidades; ojalá la editorial (o el autor) se animen a vender en formato de póster algunas de estas geniales ilustraciones.

Pablo Gallo (La Coruña, 1975) es pintor, ilustrador, videocreador y escritor. Ha editado las obras El libro del voyeur, Hiperhíbridos, Manual de ruleta rusa, Pintar en la oscuridad Bestiario del norte. En 2014, junto al músico Iago Alvite, comenzó las llamadas sesiones psicográficas, en las que Gallo dibujaba en público, a ciegas, siguiendo los impulsos de la música de Alvite. Estas sesiones se produjeron en distintas ciudades como Bilbao, Barcelona o Madrid.

 

Comentarios

comentarios