Pin en Fraces

Nunca me había detenido a pensar en esta cuestión hasta que, después de mi primera ruptura, tuve una necesidad inmensa de cortarme el pelo, pero no únicamente las puntas, como exigimos muchas mujeres enamoradas del pelo largo, sino un cambio radical.

Como es obvio, todo el mundo se corta el pelo de vez en cuando, y no tiene porqué significar nada en especial, nada profundo que merezca que nos paremos a reflexionar sobre ello. Sin embargo, si somos observadores y si nos tomamos nuestro tiempo para investigar, podríamos llegar a una interesante conclusión.

En internet, también podemos encontrar información acerca de este asunto. ¿Por qué las mujeres nos cortamos el pelo después de una ruptura, por ejemplo, o cuando estamos tristes? ¿Qué hace que sintamos la necesitad de ir a la peluquería y cambiar nuestro aspecto?

La respuesta es simple, y probablemente no os descubro nada nuevo, pero es una cuestión que me resulta interesante. Cuando una mujer pasa por un momento difícil, ya sea una ruptura, una pérdida, o cualquier otro conflicto complicado, tiene la necesidad de cambiar su apariencia, esto es, una manera de dejar atrás el dolor. Lo que estamos cortando en realidad es aquello que nos une a nuestro pasado, y con cada mechón que cae al suelo nos deshacemos de viejos sentimientos, nos alejamos de recuerdos que solo nos frenan y decimos adiós a una etapa para adentrarnos en otra. En otras palabras, dejas el pasado atrás.

Cuando lo hice la primera vez, fue como si hubiese cerrado aquel viejo capítulo que, de alguna manera, no conseguía cerrar. Sentí alivio y paz, y dejé de aferrarme a algo que ya no existía.

Ya lo decía Coco Chanel, “una mujer que se corta el cabello está a punto de cambiar su vida”.

Comentarios

comentarios