Maximiliano Vargas siempre vivió en el barrio de Liniers. Estudió periodismo, hizo teatro y practicó Karate Do por varios años. Se novela de género fantástico Oltar y los tres dragones ganó el Concurso Miralejos organizado por Imaginante Editorial. Su cuento “El número capicúa”, del género de Terror, fue publicado en una antología de obras premiadas por la Asociación de empleados fiscales. Escribió novelas y cuentos de Fantasía, Terror y algún que otro de Ciencia Ficción, principalmente aplicando eventos paranormales dentro de la “realidad” en la que vivimos.

¿Cuándo fue la primera vez que te interesó la literatura?

La literatura empezó a gustarme en la secundaria porque me encantaba consumir ficción de todo tipo y, aunque por aquel entonces no tenía muy definido un género favorito, leía cualquier libro que llegara a mis manos. Con el tiempo fui enfocándome más en el terror y la fantasía, y alguno que otro de ciencia ficción, que son los géneros que más me atraen, aunque si escucho el rumor de algún buen libro fuera de esos temas, lo leo igualmente.

¿Cuál fue el primer libro que te voló la cabeza?

El primer libro que me marcó fue “Un saco de huesos” de Stephen King, a fines de la década del 90. Después de leerlo me di cuenta de que yo quería escribir ese tipo de historias, esa misma noche me senté frente a la computadora y me puse a inventar una historia. Se puede decir que gracias a esa novela, ahora soy escritor.

¿Qué fue lo primero que escribiste?

La noche que terminé de leer “Un saco de huesos”, empecé a escribir un cuento que se relacionaba con mi vida en aquel entonces, lo titulé “Dos caramelos”. Era la historia de una joven pareja que vivía en un PH. Tenían un vecino anciano viviendo en el departamento de arriba, y siempre hacía ruidos molestos. El viejo muere, pero los ruidos se siguieron escuchando… Si querés saber cómo sigue, tendrás que leerlo.

¿Sobre qué temas te gusta escribir?

Me fascina escribir novelas y cuentos de terror, fantasía y ciencia ficción. Aunque no me propongo hacer un género en particular, las historias vienen a mi mente y las escribo, después de que están plasmadas en un texto se las puede encuadrar. Incluso escribí cuentos que están por fuera de esas tres categorías. Dejo que la imaginación fluya y después veo lo que sale.

¿Cuál es tu genero favorito? ¿Por qué?

Si tengo que elegir uno en particular, me quedo con el terror. Siempre amé la ficción que te da miedo, sea película, novela, cuento o experiencia paranormal captada por una cámara, es difícil explicar lo que produce la adrenalina en el cuerpo, a veces parece masoquista, pero en mi caso es placentero. Amo consumir y crear terror. De chiquito le pedía a mi mamá que me leyera “El diablo inglés”, de María Elena Walsh, yo lo tomaba como una historia de miedo, porque el gaucho Tomás vagaba en soledad por las costas de Quilmes y se encontraba con el diablo, que al final era un soldado inglés, pero la escena era terrorífica. Cuando escribo una historia de horror, siento que estoy ahí dentro, viviendo el momento.

¿Quién es tu autor favorito? ¿Por qué?

No voy a ser muy original en esto: Stephen King es mi favorito, lo tomo como un referente, pero siento que no puedo dejar de lado a tipos como Poe y Lovecraft, que me encantan. De literatura fantástica, para mi gusto Tolkein está por arriba de todos, aunque amo a Harry Potter de Rowling, y no puedo dejar de mencionar a la argentina Liliana Bodoc, me saco el sombreo con su «Saga de los Confines». Para ciencia ficción, me quedo con Bradbury, porque le pone ese toque crítico a la sociedad. De otros géneros, Cortazar y García Márquez tienen una pluma superior, y Haruki Murakami crea unos mundos que no sabes si son reales o no.

¿Qué es lo que te gusta del terror, la ciencia ficción y la literatura fantástica?

Principalmente me divierte, saca ese niño que hay adentro de uno y lo pone a jugar en mundos fantásticos y a vivir aventuras impensadas. También me gusta encontrar la filosofía de cada ficción, porque las obras de calidad esconden críticas sociales o hurgan en el inconsciente colectivo o personal.

¿Cómo es tu proceso de escritura?

Arranca desde la cabeza, de algún hecho o acontecimiento que me inspira, lo empiezo a escribir y me meto dentro de la obra, como si la estuviera viviendo. En muchos casos, termina siendo diferente a como la había pensado, eso depende de cómo se vayan dando las circunstancias de la trama. Una vez que termino, le doy una leída para correcciones, y agregar o sacar párrafos. Y para finalizar, imprimo el texto y lo vuelvo a leer para darle las últimas pinceladas (increíblemente encuentro detalles que no vi en la computadora, leo mejor en papel). Cuando está terminado se lo doy a alguien para que lo lea y me haga las acotaciones que quiera.

¿Cuál es para vos el futuro de la escritura y la literatura?

La gente lee cada vez menos, tiene acceso a un mundo virtual que le facilita el consumo de ficción, pero creo que siempre va a haber personas a las que les guste la lectura, aunque lean en ebook, celulares o computadoras. Podrán ver series o películas, pero me parece que ninguna va a poder transmitir sensaciones y sentimiento como la literatura. Y donde haya un lector, siempre va a haber un escritor.

Comentarios

comentarios