3 de febrero de 1985.

A mediados de la década de 1980, las obras de Willem de Kooning se vendían por más de un millón de dólares. Entonces, cuando James García y Joseph Lada encontraron tres asientos de inodoro guardados en su sótano, aparentemente pintados por el artista, pensaron que tenían entre manos una obra de arte en potencia. La esposa de de Kooning confirmó que los había pintado para una fiesta en 1954, tratando de que la madera pareciera mármol. La pregunta lógica era: ¿podían considerarse esos asientos obras de arte? Lejos de La Fuente de Duchamp, que había sido concebida como obra de arte y no como urinario al uso, parece que los asientos de de Kooning sí tenían la utilidad práctica para la que fueron creados. Incluso Piero Manzonni, cuando decidió meter sus propias defecaciones en latas, también tenía una intención artística.

Hubo quien argumentó que esos asientos no eran arte, mientras otros, como por ejemplo el amigo de de Kooning John MacWhinnie, alegaron que eran «un ejemplo juvenil y exuberante del pintor en el apogeo de su expresionismo abstracto, que a pesar de sí mismo, se había convertido en arte». Lo interesante de este episodio es que representa un hito más en la búsqueda de la frontera entre el arte y la realidad, una historia que se remonta, al menos, a principios del siglo XX. Recordemos que en 2002 el gato de la artista Tracey Emin había desaparecido y que ella colgó por su barrio carteles de «Se busca», con una foto, una descripción del gato y un número de teléfono al que llamar. Más tarde hubo quien arrancó esos carteles y trató de venderlos como obras de arte.

Finalmente los asientos de de Kooning acabaron vendiéndose por 50 dólares, lo que no es decir demasiado teniendo en cuenta que en esa misma época obras consagradas del artista se estaban vendiendo por decenas e incluso cientos de miles de dólares. Lo que no sabemos es si con las décadas se habrán revalorizado. Teniendo en cuenta cómo funciona el mercado del arte, basta con que alguien esté dispuesto a pagar más para que su valor se vea incrementado.

Comentarios

comentarios