En alguna ocasión hemos hablado en La piedra de Sísifo de por qué deberías incluir los cómics entre tus lecturas, si es que todavía no lo haces. Sé que la visión de los cómics como algo infantil cada vez está más superada, pero siempre que tengo oportunidad trato de explicar los beneficios que aporta este tipo de lectura.

El otro día una persona me comentaba en Twitter que le interesaba iniciarse en el mundo de los cómics, pero como hay tantísima diversidad de obras, se sentía un tanto perdida y sin saber por dónde empezar. Cuando alguien en esta situación te pide alguna recomendación te carga sobre los hombros una enorme responsabilidad, porque a partir de esas dos o tres lecturas que le recomiendes se formará una idea de lo que es leer cómics y es muy probable que se gane o se pierda un lector para la causa. Mi respuesta ante esa delicada petición fue que recomendar novelas gráficas es como recomendar cualquier otro libro, que depende de los gustos que tenga cada uno. El único requisito que me puso ‒algo que por otra parte entiendo perfectamente‒ es que no fuera nada de superhéroes. Le di un par de títulos por no saturar, pero con la sensación de que era mucho lo que se quedaba en el tintero.

Es por eso que se me ha ocurrido hacer una lista de las novelas gráficas que considero imprescindibles para cualquier lector que quiera iniciarse en el mundo de  los cómics. He tratado de incluir obras que, independientemente del año en que fueran creadas, se consideran ya clásicos, aunque como cualquier selección, es completamente subjetiva y sin duda será más lo que quede fuera que lo que sea mencionado. He procurado que haya una cierta diversidad, pero aún así no he podido evitar añadir cuatro libros de Alan Moore y dos de Frank Miller. Por otra parte, he tratado de abarcar una gran cantidad de géneros, fantasía, historia, ciencia ficción, terror, policiaco o drama, y no he dejado de incorporar algo de superhéroes, aunque no mucho. Como es difícil establecer una jerarquía entre estas obras, el orden es puramente cronológico.

Contrato con Dios de Will Eisner

Contrato con Dios de Will Eisner (1978)

Contrato con Dios de Will Eisner está considerada como la primera novela gráfica occidental y es que, no en vano, es el libro que introdujo el término de novela gráfica ‒Eisner quería vender el volumen en librerías tradicionales en lugar de tiendas de cómics, por lo que la editorial decidió añadirle el epíteto de novela gráfica‒. Se trata de cuatro historias independientes, cortas, que tratan sobre los judíos pobres que viven en una pensión en la ciudad de Nueva York ‒de todas ellas, la que se titula Contrato con Dios realmente es la primera‒. Además del contexto, lo que una a los diferentes relato son los temas de la frustración, la violencia, la desilusión y la identidad étnica. El uso de las imágenes monocromáticas da al conjunto una visión dramática, lo que da como resultado unas historias oscuras y deprimentes. Eisner hizo dos secuelas más ambientadas en el mismo edificio, Ansia de vivir y Avenida Dropsie, que hoy en día se publican junto a Contrato con Dios.

El Incal de Moebius y Jodorowsky (1980)

El Incal es la historia que se debería leer si nunca se ha leído nada del fallecido Jean ‘Moebius’ Giraud. Aquí crea un futurista universo extraño y maravilloso, junto con el escritor, guionista y psicomago Alejandro Jodorowsky, famoso por su adaptación de Dune. El detective John Difool descubre el objeto mítico conocido como El Incal, que lo pone en el punto de mira de personas extremadamente poderosas. Ambientada en un futuro distópico lleno de extraterrestres parecidos a pájaros, cazarrecompensas, autos voladores, cristales poderosos y tecnosacerdotes, es probable que El Incal sea el precursor de El Quinto Elemento, teniendo que cuenta que Moebius trabajó en ambos. La obra se compone de 312 páginas recogidas en 6 volúmenes, integradas en un solo tomo en la edición en castellano. Con más de un millón de ejemplares vendidos y traducciones a más de una veintena de idiomas, se considera el cómic europeo más divulgado de la historia.

Maus de Art Spiegelman

Maus de Art Spiegelman (1980-1991)

Maus es una novela gráfica devastadora que relata las atrocidades del Holocausto de una manera muy posmoderna, utilizando ratones, gatos y otros animales para retratar a los personajes del libro. Art Spiegelman teje una narrativa autobiográfica sobre él y su relación con su padre, un superviviente de Auschwitz. Maus fue el primer cómic en ganar un premio Pulitzer, lo que sin duda abrió el camino para que las novelas gráficas fueran aceptadas como una forma elevada de arte, al mismo nivel que la literatura.

Watchmen de Alan Moore (1986-1987)

Publicada por DC Comics en 1986 y 1987, Watchmen es una de las novelas gráficas más populares y premiadas de la historia. Aunque se publicó en dos años, existe una edición en un solo volumen. Está ambientado en un mundo alternativo en el que surgieron superhéroes en las décadas de 1940 y 1960, cambiando el curso de la historia. Dos de las mayores diferencias, por ejemplo, son que Estados Unidos ganó la guerra de Vietnam y el Watergate nunca salió a la luz. Sí, es una historia de superhéroes, pero bastante inusual, enfocada como sátira del concepto de superhéroe. Aunque es ya un cómic muy conocido y aclamado por la crítica, ha tenido un resurgimiento con el lanzamiento de la serie en la plataforma HBO. La serie se basa en la serie original y está ambientada en la misma historia alternativa, pero ambientada 34 años después.

Batman: la broma asesina de Alan Moore (1988)

Concesión obligatoria a los cómics de superhéroes. Batman lleva generaciones inspirando al mundo y probablemente seguirá haciéndolo en las próximas décadas. Batman: la broma asesina, una de las aportaciones más importantes al universo de este héroe atemporal, profundiza en la delgada línea que separa la cordura y la locura, entrelazando comedia y tragedia en una historia que ha sido tremendamente galardonada. Como la mayoría de las historias de Batman, nos trasladamos a la sombría ciudad de Gotham, donde el Joker lucha por el control, intentando imponer su voluntad psicótica sobre la ciudad y el mundo. ¿Logrará Batman evitar ese reino del terror?

V de Vendetta de Alan Moore y David Lloyd (1989)

V de Vendetta se trata de un clásico contemporáneo, uno de esos cómics atemporales tan actuales como cuando se lanzó por primera vez. Moore ambienta esta historia en su Inglaterra natal, en un régimen totalitario futurista que incorpora muchos de los problemas de la sociedad actual. Ciencia ficción, sí, pero factible; fantasía, también, pero con raíces en la realidad. V de Vendetta habla de la libertad y de la fe, dos valores de los que carecen muchas sociedades occidentales. La historia sigue los pasos de V, el personaje principal, que, convertido en la voz de los que no tienen voz, lucha contra la opresión armado con cuchillos y grandes dosis de ingenio. Aclamada por las masas y elogiada por la crítica, V de Vendetta es una novela gráfica visionaria con una narración sofisticada sobre la pérdida y la lucha por la individualidad.

The Sadman de Neil Gaiman (1990)

Descrita como la epopeya más grande en la historia de los cómics por la revista Los Angeles Times, nos encontramos ante una de las series más famosas y aclamadas de todos los tiempos. Publicado inicialmente por DC Comics y más tarde bajo el sello Vertigo, narra la historia de un personaje llamado Sueño, también conocido por una gran variedad de nombres, como Morfeo, Oniros, el Formador o el Príncipe de las Historias. Sueño pertenece a la familia de los Eternos, que son representaciones simbólicas de conceptos como Destino, Muerte, Destrucción, Deseo, Desesperación o Delicia. Es una de las pocas novelas gráficas que ha estado en la lista de los más vendidos del New York Times ‒junto con Watchmen‒ y es una mezcla de horror, mito y fantasía, bellamente ilustrada por diferentes artistas, incluyendo a Sam Keith, a Mike Dringenberg o a Malcolm Jones III, entre muchos otros. The Sadman supuso, por otra parte, el lanzamiento de la carrera de Neil Gaiman. La serie tiene diez libros en total, pero también existen historias derivadas del propio Gaiman y de otros, que también vale la pena leer.

Sin City de Frank Miller (1991)

De uno de los nombres más sólidos de las novelas gráficas, surge otra narración épica, Sin City, que inspirara una famosa película en 2005, codirigida por Robert Rodríguez y el propio Miller. Si has visto la película y te parece buena, hay que decir que el cómic es incluso mejor. Se trata de una serie de historias desarrolladas en la ciudad ficticia de Basin City, alternándose el protagonismo entre sus diversos personajes recurrentes. En realidad no hay personajes protagonistas o secundarios que participen de todas las historias, sino que el verdadero protagonista sería la ciudad, constante en todas las tramas. El dibujo, en blanco y negro, sobresale por el uso del contraste, al tiempo que Miller añade algunos toques de color en diversos momentos para destacar la luz de un personaje, su sensualidad o su amargura. Como una buena novela negra, Sin City desborda altas dosis de sexo y violencia.

Hellboy de Mike Mignola (1994-2008)

Pocos artistas tienen un trazo tan reconocible como Mike Mignola: sus líneas gruesas, angulares y sombreadas se identifican al instante. Hasta 1994, Mignola siempre había trabajado con personajes de otros, pero ese año creó su primer personaje, Hellboy, protagonista de la primera historieta, La semilla de la destrucción, publicada por Dark Horse Comics. El universo de Hellboy bebe del folclore, de las películas de serie B, de las historias de fantasmas y monstruos al estilo Lovecraft y del pulp. La serie trata sobre un investigador paranormal traído del infierno a la Tierra cuando era un bebé por ocultistas nazis durante la Segunda Guerra Mundial y criado como un niño normal por un profesor. Hellboy se compone de multitud de historias que Mignola ha estado desarrollando a lo largo de más de una década y que han sido recopiladas en una edición integral por Norma.

300 de Frank Miller y Lynn Varley (1998)

Si buscas una buena novela gráfica que sin duda sorprenderá a cualquier aficionado a los cómics para adultos, 300 de Frank Miller y Lyyn Varley puede ser una buena apuesta. Es una novela gráfica perfecta para los amantes de la historia: 300 tiene una trama que narra las interminables batallas por la supremacía y la supervivencia entre los ejércitos de Persia y Grecia. Miller y Varley consiguen crear un relato épico alrededor de un momento histórico concreto: el diminuto destacamento de trescientos guerreros que lucha por la libertad y los valores de Grecia frente a la tiranía de Persia. El volumen cuenta con imágenes asombrosas que complementan la narración y te transportan al pasado, directamente en medio de las batallas. Casi puedes convertirte en un guerrero más y sentir la lucha desde dentro.

From Hell de Alan Moore y Eddie Campbell (1999)

A pesar de la calidad de los trabajos de Alan Moore, para muchos From Hell es su mejor obra. Aunque trata sobre los asesinatos de Jack el Destripador, no es una historia de misterio al uso. Es más bien una radiografía del Londres del momento y de cómo los asesinatos son casi un preludio del siglo de horrores que está por venir, con algunos elementos rayanos en la ciencia ficción. Sin duda es una lectura fascinante, complementado por el arte sombrío y detallista de Eddie Campbell. Aunque originalmente se publicó en blanco y negro, Campbell está trabajando en una versión en color.

Blacksad de Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido (2000)

Blacksad podría resumirse como un gato gigante antropomórfico que resuelve el asesinato de otro gato gigante antropomórfico, en el contexto del Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial y antes de la Guerra Fría. De hecho, en este universo de criaturas con forma humana a cada personaje se le asigna un animal según sea su personalidad. La historia está tan lograda como las películas de serie negra que lo inspiraron y, además, abrió camino a otras obras de serie negra como Jazz Maynard. Creada para la editorial francesa Dargaud, con Juan Díaz Canales como guionista y Juanjo Guarnido como dibujante, la serie de Blacksad cuenta con cinco volúmenes, todos ellos con multitud de premios.

Persépolis de Marjane Satrapi (2000-2003)

Marji tenía aproximadamente 10 años cuando se produjo la guerra entre Irán e Irak, derrumbando una sociedad que ya había cambiado radicalmente con la Revolución Islámica. La novela gráfica autobiográfica de Marjane Satrapi es una lectura absolutamente obligada. Logra reflejar un lugar del que la mayoría de los occidentales saben muy poco, un país en plena guerra y cambio, Teherán, y lo hace de forma divertida y conmovedora. Satrapi relata una crónica a lo largo de catorce años sobre cómo fue crecer durante la Revolución Islámica cuando tus padres son marxistas y liberales, desde los horrores de la guerra hasta las restricciones del Islam ortodoxo. Una vez que leída la novela, si el lector se queda con ganas de más siempre puede visionar la película animada que se estrenó en 2007 y que está codirigida por Satrapi.

The Walking Dead de Robert Kirkman, Tony Moore y Charlie Adlard (2004)

Tanto si se es fanático de los zombies como si no, The Walking Dead es una referencia obligatoria para cualquier persona que quiera conocer en profundidad el drama de los instintos básicos llevados al límite. Sin duda, una de las mejores novelas gráficas para adultos de todos los tiempos, estos cómics inspiraron la popular serie de televisión que se ha mantenido incombustible temporada tras temporada. La primera edición de esta historia se remonta a 2004 y se complementa con el atractivo trabajo visual del ilustrador Tony Moore. The Walking Dead revela un mundo en el que los muertos se alimentan de los vivos, en el que la sociedad se ha desmoronado y las necesidades superficiales han sido reemplazadas por la lucha por la supervivencia. Una novela gráfica, en definitiva, que hace reflexionar sobre el verdadero significado de la vida. Si te gusta la serie de televisión no te la puedes perder, ya que el universo que se crea en el cómic es algo diferente y muy enriquecedor.

Arrugas de Paco Roca (2007)

Se trata de una novela gráfica publicada en 2007 por la editorial francesa Delcourt que trata sobre un tema tan serio como el Alzheimer. Para conseguir la mayor verosimilitud, su autor estuvo un año documentándose sobre patologías relacionadas con la vejez y acudiendo a residencias geriátricas, para recopilar anécdotas de enfermeros, pacientes y familiares. Arrugas supuso en su momento la consolidación del cómic como forma de lenguaje serio y elevado en España. Después de haber vendido decenas de miles de ejemplares en España y de haber sido traducida y editada a países de todo el mundo, Arrugas se ha consolidado como un clásico moderno fundamental para cualquier persona que quiera iniciarse en el mundo de las novelas gráficas. Además cuenta con una adaptación fílmica muy fiel al original.

Marzo de John Lewis, Andrew Aydin y Nate Powell (2013)

El congresista y defensor de los derechos civiles John Lewis cuenta la historia de su vida en Marzo, la primera novela gráfica en ganar el National Book Award. Con guión de Andrew Aydin e ilustrada por Nate Powell, Marzo trata sobre el movimiento de los derechos civiles contado desde la perspectiva del propio Lewis. En realidad se trata de una trilogía compuesta pos volúmenes publicados en 2013, 2015 y 2016. Se trata de una lectura obligatoria para todos los que quieren conocer la historia del movimiento detrás de la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos.

Comentarios

comentarios