En las montañas de la locura es una de las obras más célebres del inmortal de Providence. Howard Phillips Lovecraft es alguien que no necesita presentación: impulsor del género de horror cósmico, considerado por muchos (entre ellos, otros importantes autores como Stephen King) el padre del terror moderno. Su cosmología resulta apasionante, su inventiva, casi inigualable, aunque sus dotes literarias han sido puestas en tela de juicio en más de una ocasión. Planeta edita ahora en su colección de ilustrados una muy especial manera de leer la famosa En las montañas de la locura. Una versión profusamente ilustrada y en gran formato. Una forma impresionante de releer un clásico:

Arkham, 1933. El profesor Dyer, un destacado geólogo, se entera de que una expedición a la Antártida partirá pronto con la esperanza de seguir los pasos que el mismo dio en 1931. Con la esperanza de disuadirlos de tal iniciativa, Dyer relata los trágicos sucesos a los que sobrevivió en su expedición y que rechazó contar a su vuelta por miedo a que lo tomasen por loco.

Paisajes de desiertos helados, criaturas indescriptibles de millones de años descubiertas en un estado anormal de conservación, extrañas estructuras geométricas en la cima de las montañas negras, las más altas que el Everest… Esta historia de Lovecraft ha inspirado a generaciones de autores y directores, desde John Carpenter hasta Guillermo del Toro.

Supongo que a nadie sorprenderá si hablamos de las tremendas influencias que la obra de Lovecraft ha ido repartiendo por el mundo del terror. Entre las páginas de En las montañas de la locura podemos encontrar el germen de lo que más tarde sería la cinta The Thing de John Carpenter. En esta nueva edición ilustrada François Baranger pone toda la carne en el asador y presenta un libro extenso, lleno de detalles. Cada página de la novela original goza ahora de un fondo ilustrado con una exquisitez pasmosa; con amor por el género, por el libro al que está complementando, y logra que las palabras de Lovecraft cobren más vida aún.

En una edición de gran formato, grande, en tapa dura, a todo color, esta publicación me recuerda a las versiones ilustradas de la saga Harry Potter que tan buenas críticas han ido cosechando a medida que se han publicado. En las montañas de la locura no se deja nada en el tintero y expone las míticas construcciones de los Antiguos; las excavaciones en que los protagonistas encuentran extraños organismos anfibios, el vuelo de la avioneta por los gigantescos glaciares… Una delicia visual que hay que contemplar por uno mismo.

Por supuesto serán los fans los que más disfruten de esta edición. La que se presenta aquí es la traducción del autor cubano Calvert Casey que, aunque es excelente y realmente mítica, no ha conseguido descabalgar algunas de mis favoritas (no daré nombres para no entrar en polémicas).

Claro que no es oro todo lo que reluce y En las montañas de la locura en esta nueva edición ilustrada tiene un problema principal: es el primer volumen de dos. Claro, es bastante entendible si pensamos que, por un lado, su precio no es demasiado abusivo si lo comparamos con el precio medio del mercado (nos sale a 20 euros, precio promedio de cualquier libro, pero esto tiene truco. Hablaremos de ello más adelante); y por el otro, la edición es verdaderamente bella y, al contar con tantas ilustraciones, es más extensa que otras ediciones. Pero la obra original es una novela corta, y dividirla en dos, por muchas ilustraciones que tenga, presenta por un lado esa sensación de estar ante una serialización a lo Weird Tales (precisamente como se publicaron la mayoría de obras de Lovecraft), pero por el otro, dividir en dos una novela corta por el simple hecho de que ahora esté ilustrada, es un error. Claro que la culpa de esto no es de Planeta, que básicamente está editando en castellano la versión francesa del autor que también ilustró Call of Cthulhu. De hecho, la segunda parte aún no se ha lanzado, y la culpa debe recaer sobre la editorial francesa, pero si juntamos ambas partes finalmente tendremos una novela corta ilustrada por el no tan módico precio de 40 euros, que sobrepasa el precio medio de los libros ilustrados de la citada saga de Harry Potter (y comparo ambas ediciones porque lo cierto es que se parecen; tanto en tipo de edición, tamaño e ilustraciones, como en maquetación del interior. No así en número de páginas).

En fin, ciertamente el fan de Lovecraft no puede dejar escapar En las montañas de la locura edición ilustrada. Es un objeto que todo bibliófilo amante del terror querría tener en casa, enseñar a sus visitas, admirar en la oscuridad, durante una tormenta, a la luz de la lumbre. Pero prepárense para rascarse el bolsillo y no contar con la novela en un solo tomo, que hubiera sido lo suyo, sino dividida en dos partes.

Nacido en 1970, François Baranger es un artista polifacético. Formado como ilustrador, trabaja sobre todo como concept artist para cine (Harry Potter, Furia de Titanes, La bella y la bestia) y videojuegos (Heavy Rain, Beyond: Dos almas). Entre su obra también se hallan varias portadas de novelas. En 2013 se lanza a escribir una primera novela de ciencia ficción notable, Dominum Mundi, y un thriller en 2017, El efecto dominó. Descubre a Lovecraft en la adolescencia gracias, como muchos otros, al juego de rol. Desde entonces no dejan de apasionarle los universos fantásticos en general y el del solitario de Providence en particular. Después de soñar durante años con una versión ilustrada de sus novelas, decide lanzarse a la aventura empezando por la más conocida: La llamada de Cthulhu.

Comentarios

comentarios