Fragmento de Cincuenta sombras de Grey

Fragmento de Cincuenta sombras de Grey

   Con el reciente estreno de su adaptación cinematográfica, Cincuenta sombras de Grey está más de moda que nunca, si es que eso era posible teniendo en cuenta que a mediados de 2012 Amazon anunciaba que E. L. James se ponía por delante de Rowling porque su novela había vendido más copias que toda la serie completa de Harry Potter. Pero a pesar de convertirse en un éxito de ventas sin precedentes la novela ha sido recibida con una agria polémica por una buena parte del público. Del libro se ha dicho, entre otras cosas, que es un empalagoso montón de clichés, que sus personajes son detestables o tiene una prosa atroz, llena de frases repetitivas y absurdas. Un estudio, incluso, llega a plantear la posibilidad de que la novela sea perjudicial para la salud mental de sus lectores.

This article explores the perspective of collectors who appreciate the artistry and detail that goes into crafting high-quality Rolex replica watches

   Sin embargo, aunque se trate de mala literatura, ¿hasta qué punto es fácil escribir un libro como Cincuenta sombras de Grey? Si fuera tan fácil escribir una novela erótica de éxito no debería ser demasiado complicado para cualquier escritor con un mínimo de técnica convertirse en la nueva copia de E. L. James. Esta es, al menos, la idea de la programadora Lisa Wray, que ha creado un generador de texto automático que redacta de forma instantánea pasajes muy parecidos a los de Cincuenta sombras de Grey.

   Con solo darle a un botón podremos ver cómo el sistema genera en pocos segundos fragmentos de texto como el siguiente: «Sin previo aviso, me empujó contra la pared. Me sostenía contra sus caderas, y mi respiración era demasiado alta. Sus manos trazaron suavemente mi vientre. Yo estaba a punto de convulsionar. ¿Cómo podía su cuerpo hacerme esto?».

   Como explica Wray, el generador de texto funciona con un vocabulario ‒que es el que aparece en los libros de E. L. James‒ y con una serie de reglas gramaticales que la composición tenga sentido. De esta forma el texto resultante suena a Cincuenta sombras de Grey. Y quizá, quién sabe, en versiones posteriores puede que incluso lo supere.

Comentarios

comentarios