Los inicios

Acaba el 2019 con la publicación de Nómadas nocturnos y Retratos de los hijos, dos volúmenes de cuentos de George R.R. Martin que edita Gigamesh en dos elegantes libros de bolsillo, con diversos traductores, y que viene a ser una revisión en formato económico (y con portadas de Corominas) de su Biografía literaria.

Hablemos, pues, un poco de este autor.

Quien más y quien menos ya conoce de sobras el nombre de George R.R. Martin, un autor al que la vida ha dado bastantes vueltas para terminar pariendo una de las sagas más importantes de la fantasía, llegada a ser comparada con El señor de los anillos (J.R.R. Tolkien). O más bien, la digna sucesora de este, si es que hace falta una sucesora. Tras el éxito en HBO de la serie basada en su Canción de hielo y fuego, conocida popularmente como Juego de tronos, este escritor nacido en — en los años —- se convirtió de la noche a la mañana en una celebridad. Abundan las biografías, más o menos extensas, y las entrevistas que él mismo ha dado acerca de su proceso y su trayectoria, pero para los neófitos bastará apuntar que sus novelas anteriores a la saga de fantasía épica cuentan con Muerte de la luz, Refugio del viento o Sueño del Fevre… El éxito del autor fue creciendo tras varios premios y nominaciones, sobre todo dentro del mundillo de la ciencia ficción. Hasta que llegó la gran debacle con The Armageddon Rag.

La novela que por poco destruye a George R.R. Martin y también, quizás, a la que le debemos la existencia de Juego de tronos.

Y es que en los ochentas Martin publicaría la que iba a ser su gran best seller, una novela sobre el mundo del rock’n’roll y que seguía la pista a un grupo ficticio llamados The Nazgul sobre los que parecía cernirse una extraña oleada de crímenes. Sus editores le dieron un cuantioso adelanto, el lanzamiento y la promoción fueron épicos… como también lo fue el enorme fracaso en ventas. De esto se puede extraer que nadie se puede confiar. Hasta entonces, Martin había sido un autor en continuo ascenso capaz de alcanzar notables ventas y de vivir de su escritura. Con The Armageddon Rag acabó casi en bancarrota por tener que devolver los cuantiosos adelantos, sus fuerzas se vieron mermadas y su credibilidad ante público y editores puesta en entredicho. Pasaría una larga temporada hasta que editara nuevo material (si obviamos la edición en un solo volumen de los cuentos que conformarían Los viajes de Tuf).

En esta época tenemos a un Martin que se busca la vida como guionista de series de televisión. De esta temporada data su éxito en la serie La bella y la bestia y algunas colaboraciones de lo más especiales. Y según cuenta el propio autor, mientras se encontraba trabajando en una obra de ciencia ficción (género que lo hizo grande dentro del mundo editorial) se le ocurrió la idea: visualizó la escena en que la familia Stark encontraba unas crías de lobo-huargo. Y lo demás, como suele decirse, es historia.

Martin en España

La editorial Gigamesh fue la encargada de comprar los derechos de esa saga que empezaba a abrirse paso con fuerza en el mundo, Canción de hielo y fuego. La crítica siempre ha alabado a Martin como al sucesor de Tolkien, y es que la complejidad argumental, la elegancia narrativa y el ritmo que tienen estos enormes libros le han servido al buen George para darle un vuelco a la fantasía épica. Me arriesgaré a decir que gracias al fenómeno de Canción de hielo y fuego tenemos hoy otras sagas de autores como Joe Abercrombie o Patrick Rothfuss. La labor editorial de Gigamesh, editorial fundada y dirigida por Alejo Cuervo, no se circunscribe únicamente a los éxitos editoriales de Martin. Salvo la citada obra sobre el mundo del rock (por cuestiones de copyright), la obra Los viajes de Tuf (editada por Nova) y las antologías Wild Cards (editadas por Minotauro y Océano), esta casa editorial afincada en Barcelona ha editado en castellano, con maravillosas traducciones, todas las obras del autor. Sueño del Fevre, su magnífica novela de vampiros con el Mississippi de telón de fondo; Muerte de luz, su primera novela, una obra de ciencia ficción sobre el amor y la lealtad; Refugio del viento, co-escrita con Lisa Tuttle, una de mis favoritas de Martin, una espléndida novela que combina la ciencia ficción y la fantasía… También sus cuentos, y es que para cerrar el año se reeditan en formato de bolsillo los dos primeros volúmenes de un total de cinco que recogerán toda la obra corta publicada por el autor de Bayonne.

Nómadas nocturnos y Retratos de los hijos son las dos primeras compilaciones que presentan relatos tan importantes dentro de la producción del autor como Una canción para Lya, Nómadas nocturnos, El dragón de hielo, La flor de cristal… y otros no tan conocidos pero increíblemente imaginativos, como Ni la llama multicolor de los anillos estelares, En las tierras perdidas o Retratos de los hijos… Un compendio de cuentos que nos muestran la faceta más sofisticada e imaginativa del autor, la de su extensa carrera en la ciencia ficción.

Martin el cuentacuentos

Nómadas nocturnos se editó no hace mucho en una tirada limitada por parte de Gigamesh, ilustrada y en tapa dura, con motivo del lanzamiento de la serie basada en esta. Por desgracia la citada producción no tuvo demasiada buena acogida, esperamos que la edición de Gigamesh sí porque era una verdadera delicia. En este volumen del mismo nombre se recoge esta novela corta, una especie de thriller en una nave cerrada, que recuerda por momentos a un episodio de Doctor Who, lleno de misterio y dobles intenciones. Una canción para Lya es un cuento bastante famoso, aunque debo decir que no ha sido mi preferido del conjunto… me ha parecido alargado de forma innecesaria. Por contra, Fin de semana en zona de guerra o Ni la llama multicolor de los anillos estelares me han impactado y deleitado; la imaginación de Martin dentro del mundo de la ciencia ficción contrasta sobremanera con su concepción de la fantasía en la laureada saga Canción de hielo y fuego, donde se contiene, deja que la fantasía vaya madurando poco a poco, aplica con cuenta gotas las dosis de situaciones maravillosas…

Retratos de los hijos es un volumen quizás con menos entidad, combinando relatos de fantasía con algo semejante al terror, con ciencia ficción, pero donde se aglutinan algunos cuentos muy interesantes. Se inicia con un maravilloso prólogo de Roger Zelany (autor de Lord of Light) en que nos presenta al autor, su mito y su obra. Retratos de los hijos es un poderoso cuento en que lo fantástico rompe el mundo del protagonista, algo cercano, casi, a lo que disfrutamos del autor en Twilight Zone. El dragón de hielo es un cuento (juvenil, rozando lo infantil) lleno de poesía y emotivas imágenes, que recuerda a algunos pasajes de Canción de hielo y fuego,aunque desprendido del dramatismo y oscuridad de esta.

En general, estos cuentos son bastante largos (unas 30-40 páginas de media), vienen traducidos por diferentes plumas, aunque se repiten los nombres de Raquel Marqués y Cristina Macía (traductora predilecta de Martin en castellano) y sus temáticas, siendo todos de género, son muy diversas. Muchos de los cuentos de ciencia ficción comparten universo con Los viajes de Tuf o Muerte de la Luz. En general, me han gustado más los cuentos recogidos en el segundo tomo, Nómadas Nocturnos, que además constan con la fecha en que el autor los firmó, especialmente interesante para ver la evolución de Martin y poner en su contexto su producción. Ambas ediciones son realmente económicas, elegantes, muy bien producidas y cuidadas y las ilustraciones de la cubierta, obras de Enrique Corominas, son espectaculares. Todo fan de este Tolkien moderno, de la buena fantasía y, aun más, de la ciencia ficción, debería correr a su librería (o la propia librería Gigamesh) y hacerse con estos tomos. Su lectura es un remanente de una etapa en que la ficción era diferente, más soñadora, pero también son las bases de todo lo que hemos leído posteriormente.

Aprovecho para terminar esta introducción a los mundos de Martin más allá de Juego de tronos y su fenómeno para reivindicar la que casi destruyó la carrera del autor, The Armageddon Rag, una espléndida novela que, desgraciadamente, no tuvo el reconocimiento merecido y de la que no hemos podido disfrutar en castellano (y quizás nunca hagamos). La editorial Tor la ha reeditado recientemente en inglés, en edición de bolsillo, y su lectura se aleja mucho de lo que conocemos los habituales de este autor, presentando una obra íntima, cercana a la realidad, que mira a contemporáneos de su época como King o Koontz.

Para todo lo demás, Gigamesh.

Comentarios

comentarios