No hay más que encender la televisión, prender la radio o abrir el periódico para darse cuenta de lo mal que está el mundo. Sigue habiendo hambre, sigue habiendo guerra, la polarización política está en auge y reina la desigualdad. Pero, ¿y si el mundo no estuviese tan mal como se pinta? ¿Y si estuviésemos centrándonos únicamente en lo que va mal, sin ver en lo que hemos mejorado?

Factfulnes (2018), de Hans Rosling, es un fantástico libro para comprender la realidad en la que vivimos. Por si su subtítulo, ‘Diez razones por las que estamos equivocados sobre el mundo y por qué las cosas están mejor de lo que piensas’, no fuese suficiente esclarecedor, te adelanto que Rosling hará un excelente ejercicio de análisis para señalar todo aquello en los que ya hemos avanzado.

Factfulness resena de libro

La esperanza de vida lleva décadas aumentando en todo el planeta. Las personas pobres son cada vez menos numerosas. La mortalidad infantil nunca ha sido tan baja. Los índices de natalidad caen en todo el mundo. El PIB sigue aumentando, con mayor crecimiento en economías de ingreso medio. La desigualdad entre países decrece. Cada vez hay más regímenes democráticos. El número de personas muertas por guerras o terrorismo no deja de caer. Entonces, ¿por qué tenemos la sensación de que todo va a peor o que no se soluciona nada?

Para entenderlo, observemos durante un instante la gráfica de abajo, que muestra en su columna izquierda las causas de muerte en Estados Unidos en 2016. El 30% de las muertes fueron debidas a enfermedades cardiovasculares, y otro tanto al cáncer. Un poco más del 7% a incidentes viales y otro tanto a enfermedades respiratorias. El alzheimer mató al 5,6%, y los infartos al 5%. Los homicidios y el terrorismo apenas se encargaron del 0,9% y 0,01%.

Factfulness causas de muerte en estados unidos

Ahora analicemos las columnas de la derecha, que muestran el peso que da la prensa a las causas de muerte. ¡Están invertidas! El terrorismo tiene ocupa un tercio de los periódicos y los homicidios más de un 20%. Por contra, las enfermedades cardíacas apenas logran arañar el 2% de la cobertura. La imagen de los medios puede ser fiel a la realidad, pero el peso que se le da a cada noticia no tiene nada que ver con la frecuencia de que el evento ocurra.

A nivel educativo el panorama no es mucho mejor. La mayoría de nosotros tiene sus conocimientos notoriamente desactualizados, hasta el punto de no reconocer la realidad del mundo en el que vive. ¿Y si te digo que casi todos los países están dentro de lo que entiendes por ‘desarrollados’? Echa un vistazo a las dos gráficas de abajo. ¿Cuál dirías que es la correcta?

Factfulness paises en vias de desarrollo errores de concepto

Vaya, he hecho trampas. Las dos son correctas, aunque pertenecen a años diferentes. La de arriba es de 1965. La gráfica inferior es de 2017. Casi toda la población mundial ya está dentro de la cajita teórica de ‘país desarrollado’ y presentan bajas tasas de hijos por mujer y baja mortalidad infantil. Sin embargo, en los países ‘occidentales’ tendemos a pensar que su situación es mucho peor.

El menos en parte, dice Hans Rosling, es debido al hecho de que no actualizamos nuestros conocimientos. Tenemos integrado en nuestro cerebro los datos que aprendimos en clase, hace décadas, que a su vez provienen de la época en la que nuestros maestros y maestras se formaron.

De ahí que la mayoría de nosotros, sin la evidencia de la gráfica de 2017, tendemos a pensar en un mundo dividido en dos, como la gráfica de 1965. Esta diferencia nos lleva a análisis erróneos sobre la situación del mundo, y a menudo a conclusiones pesimistas y obsoletas. Lo que no quiere decir que el estado del mundo no sea mejorable.

Como el autor deja claro, es importante señalar aquello que aún va mal —sigue habiendo pobreza, aún hay niños que mueren por enfermedades evitables, las guerras existen, sigue habiendo desigualdad entre países, etc— pero sin perder de vista todo lo logrado, que es muchísimo. Por descontado, sin congratularse en estos logros y sin dejar de destinar recursos a los problemas existentes.

Alegrarse de la mejora de la civilización no está reñido con seguir luchando para que ese bienestar llegue a todas las personas. Factfulness no es un libro optimista ni pesimista: es un libro realista basado en datos. Y los datos demuestran que a lo largo de décadas hemos logrado grandes retos. Muchos sin siquiera proponérnoslos. Lectura recomendable donde las haya.

 


Con el objetivo de ahorrar en libros y reducir (un poco) mi impacto ambiental, este año leeré todos los libros que pueda en la tablet de la fotografía, una BOOX Note Air (reseña).

Comentarios

comentarios