Julio Cortázar.

La novela Los premios (1960) constituye el primer ejercicio literario de Julio Cortázar, en este género, luego de haber publicado su conocida y laureada obra cuentística formada por Bestiario (1951) y Las armas secretas (1958). Su argumento se centra en la realización de un viaje de placer en una embarcación, promovido por una institución pública, la cual elige a los viajeros por el sistema aleatorio de una lotería. La mayoría de estos viajeros es gente común, empapadas de cotidianidad, provenientes de varios estratos sociales y familiares. Lo integran profesores, intelectuales, poetas, escritores, amas de casa, deportistas, profesionales jubilados, que tipifican toda una estratificación social, particularmente bonaerense, en su versión de clase alta, media, intelectual y popular, donde se destacan los rasgos sociales propios de cada clase, con toda su carga crítica existencial, <<cada vez más funcionalizada y plastificada>> (p.62), que proyectan la obra hacia un plano psicológico y sociológico. Los viajeros no conocen el nombre de la embarcación, ni su itinerario, lo cual lo hace azaroso y misterioso. Los anima ese estímulo ya generalizado del viaje como evasión y distensión de los traumas y síndromes cotidianos: <<quitarse la corbata y la libreta de teléfonos al subir a bordo>>. Liberarse de la monotonía y el tedio.

La temática del viaje en barco, tiene su origen en una antigua fuente literaria, que tuvo una influencia relevante en la antigüedad y en la edad moderna. Es una imagen literaria inspirada en el ciclo de los Argonautas, que en griego antiguo significa, <<marineros en el barco>>, fueron héroes que navegaron desde el Págasas hasta el Cólquide, en busca del vellocino de oro, comandados por Jasón; sus avatares fueron contados en varios poemas épicos y numerosas obras de la antigüedad, desde Homero, quien cita la nave Argos, pasando por Hesíodo, Píndaro, Eumelo de Corinto, Eurípides y el más completo de Apolonio de Rodas (Wikipedia), que seguramente Cortázar, como buen literato, conocía muy bien. De hecho, Cortázar en la novela, identifica a uno de sus personajes-Medrano-con Jasón (Cap.XXVI). Además, el viaje de los argonautas, constituye el mito fundacional de la orden del Toison de oro, una de las órdenes de caballería más prestigiosas y antiguas de Europa, fundada en 1429 por el duque de Borgoña y el conde de Flandes, hecho documentado por el escritor Umberto Eco en su novela El Péndulo de Foucault, cuando afirma: <<No es casual que la mayor orden de caballería de la historia sea el Toisón de Oro(….)No pude evitar una reflexión sobre el sutil juego de alianzas que unía a la Jarretera con el Toisón de Oro, a éste con los argonautas, a los argonautas con el Grial, al Grial con los templarios>>. (1989:95).

Se conoce una referencia de Nietzsche al tema, cuando en Así habló Zaratustra, (Cap. La superación de sí mismo), escribe: <<Los no sabios, ciertamente, el pueblo, son como el río sobre el que avanza flotando una barca: y en la barca se asientan solemnes y embozadas las valoraciones>>, lo cual se considera una posible alusión a la Nave de los necios, poema satírico y alegórico del escritor y humanista alsaciano Sebastian Brandt, donde este critica la debilidad y la locura de sus contemporáneos. Esta obra fue objeto de estudio por el conocido filósofo, y psicólogo francés, Michel Foucault,en su libro, Historia de la locura en la época clásica (1986), donde asocia la locura y su necesidad de itinerancia por tierra y mar, al decir: <<Los locos en la edad media no se encierran, sino que circulan, por tierra y por mar, como vagabundos y peregrinos, y es la misma sociedad la que les entrega esa condición itinerante, pues pareciera que reconoce en ellos la necesidad del hombre de encaminarse hacia la búsqueda de sentido>> (1986.Tomo I. Citado por Araos Josefina). <<La nave de Brandt se vuelve metáfora para representar al hombre enfrentado a su inmensidad en medio del mar que no es otra cosa que su ubicación en el mundo (….) le da también la oportunidad de encontrar su destino, reconociendo y asumiendo aquello que verdaderamente son>> (Ibid).

Esta búsqueda de sentido es la que anima Cortázar a plantear su interesante concepción de la vida, la ciencia y el mundo occidental, la búsqueda de la unidad y el acceso a lo otro,-a un kibutz, a un mandala, a un paraíso perdido, al cielo de la rayuela-desarrollada en su novela estelar Rayuela y cuyas líneas maestras están configuradas en esta primera novela Los premios. En efecto, Cortázar despliega toda una técnica literaria,en un tono realista, en cuanto a personajes, diálogos, en una ambientación de intriga, suspenso, misterio y una elaborada construcción lingüística, que apoyada en la técnica del dialogo, muy bien coordinado, va desarrollando, mediante las expresiones y actitudes particulares de cada clase social, los traumas, frustraciones, crisis existencial, e insatisfacciones, que desvirtúan la personalidad, hasta la pérdida del yo, propiciando su enajenación y su alienación, lo cual induce a la necesidad de una condición itinerante que lleve hacia la unidad, la otredad, la libertad, la armonía, tal como plantea Foucault. De acuerdo con Morrillas E.:<<Es el proyecto de la acechanza del orden en el desorden de la existencia>> (1984: 129).

Cortázar busca poner orden en el caos, mediante el desarrollo de un personaje fundamental en esta novela, a través de la inclusión de sus monólogos separados en el texto. Se trata de Persio, especie de filósofo, mago y poeta que se diferencia notablemente del comportamiento de los demás personajes; es enemigo de lugares comunes; de gestos, frases hechas y desgastadas que falsifican la personalidad; <<inacabable corrector de pruebas en Kraft, pensionista de vagos establecimientos del oeste de la ciudad, andador noctámbulo del puerto y las calles de Flores. (p.7) (….) vive de cara a las estrellas y sólo ve lo cósmico>>.(p.89). Como bien lo describe una autora:<<Persio quiere acceder a la supra-realidad, a la sacralidad de la noche, a la guitarra espacial y a la música cósmica>>. (Morrillas E. 1984:136).

Juan de Dios Peza.

Con Persio, Cortázar logra exponer cabalmente su particular concepción del mundo y además somete a experimentación, su teoría literaria, que proclama la liquidación de la distinción entre novela y poema, tal como nos ilustra la profesora Enriqueta Morrillas, de la Universidad Complutense de Madrid, citando al propio Cortázar:<<En nuestro tiempo se concibe la novela como una manifestación poética total, que abraza simultáneamente formas aparentes como el poema (…) la novela es así una instancia de lo poético y un género híbrido que absorbe libremente lo que otros géneros le pueden proporcionar>>(1984:134). Cortazar apoya esta hipótesis con cuatro referencias al poema de Garrick. En dos de ellas exclama:<<Viendo a Garrik, actor de la Inglaterra.—declamó Jorge a gritos. Persio escuchó atentamente y después aplaudió (…) Recítale a Persio el verso sobre Garrik —dijo Claudia a Jorge—. Ya verá qué buen ejemplo de su teoría>>(p.9). Además en otras páginas, otros personajes (Nelly. p.130) declamaban el verso de Garrick. Lo que se conoce popularmente como el <<poema de Garrick>>, es la versión del poema titulado<<Reir Llorando>>, escrito por el poeta mexicano Juan de Dios Peza (1852-1910), miembro numerario de la Academia mexicana de la lengua. Es la historia de vida de David Garrick; nacido un 17 de febrero de 1717 en Londres. A quien se le conoce como actor y dramaturgo. Es una poesía que pretende hacer entender cómo funcionan las apariencias en la vida de un artista. <<Cuánto estrés acumula, cuántas veces al reírse llora>>. Una estrofa del poema define la visión de la vida que quiere expresar el poeta: Cuántos hay que, cansados de la vida/enfermos de pesar, muertos de tedio/hacen reír como el actor suicida/sin encontrar para su mal remedio!

Esta visión de tedio, hastío, frustración, dolor, vacío, angustia, melancolía, sobre la vida y el mundo de este poeta, corresponden a los campos semánticos enmarcados dentro de la corriente literaria del romanticismo (Wikipedia) y está muy influida por la famosa obra poética, Las Flores del mal (1857), del no menos famoso poeta francés Ch. Baudelaire (1821-1867), considerado <<el padre de todos los poetas modernos>>, (León Irene.2020:171), del cual J.D. Peza era contemporáneo. De hecho, se puede notar a lo largo del poema la referencia de manera reiterativa a la expresión<<spleen>>, acuñada por Baudelaire. Este término es traducido del inglés como <<mal humor>>, pero poéticamente ha sido llevado por Baudelaire y J.D. Peza como producto de cierto aburrimiento y tedio fundamental. El poema <<Reir Llorando>> se inmortalizó y logró una enorme popularidad, por ser frecuentemente recitado de memoria, desde finales del siglo. XIX, hasta la cuarta década del siglo XX, época en la que era usual y daba cierta distinción recitar poemas de memoria de los poetas famosos, de lo cual nos dejó un testimonio el distinguido escritor colombiano, Gabriel García Márquez, premio nobel 1982, en su libro de memorias, Vivir para contarla (2003), en el cual pondera que en su época de estudiante de bachillerato (década 1930-1940), sus compañeros de estudio eran buenos declamadores de poesía de memoria (2003:118) y él mismo recuerda <<la facilidad con que me aprendía de memoria y recitaba a voz en cuello los poemas de clásicos y románticos españoles de los libros de texto (…..) Recitaba sin tropiezos las cincuenta y siete décimas del poema <El vértigo> de Gaspar Nuñez de Arce>> ( 2003: 153).

Este contexto fue el que impulsó la gran popularidad y difusión del poema <<Reir Llorando>> al punto que se impuso la moda, en casi toda la América hispana,de recitarlo de memoria en eventos públicos y veladas sociales en estratos de clase alta y media de la época, principalmente por personas del género femenino. Quien esto escribe fue testigo de oir la declamación de dicho poema de memoria, por mi madre y tías maternas, en diversas reuniones familiares y eventos sociales. De este hecho tambien nos legó un testimonio, el destacado escritor y ensayista venezolano Arturo Uslar Pietri, uno de los intelectuales más importantes de la Venezuela del S. XX, en su novela Un retrato en la geografía (1962), una obra que recrea la historia política de Venezuela desde el año 1936, hasta 1958, cuando se instaura el periodo democrático-representativo. En una de sus páginas, Arturo Uslar se refiere al poema de Garrick, cuando hace mención a la inquietud de un conjunto de mujeres preocupadas por participar más activamente en la solución de los problemas del país, para lo cual constituyen una asociación de mujeres, en la que, según Uslar Pietri, tenían como costumbre: <<la exhibición de flores de papel, piano a cuatro manos y recitaderas de Juan de Dios Peza>> (Ediciones Dracena.Madrid. 2020. Cap.3).

Finalmente podemos concluir que la referencia de Julio Cortázar al poema de Garrick en Los premios, no es accidental, es más bien la reafirmación de su teoría literaria sobre novela y poesía y su concepción del mundo como vacío, falsedad: del caos detrás de todas las cosas, la apelación a lo imposible y al absurdo, como plantea en Rayuela.

Comentarios

comentarios