Un día te despiertas tarde. Por algún motivo, la alarma no ha sonado como debería. Miras el teléfono y no hay red. Llamar no es una opción. «Ya volverá la red», piensas mientras enciendes el ordenador para avisar a tu responsable del desliz. Pero tampoco hay luz. De pronto lo escuchas: la calle está agitada. Te asomas a la ventana y decenas de personas hablan acaloradamente sobre el único tema que marcará la vida de las generaciones venideras: internet ha dejado de existir, y con él cualquier tipo de servicio que hubiese llegado a existir.

‘Error 404: ¿Preparados para un mundo sin internet?’ (2021), escrito por la periodista científica Esther Paniagua (@e_paniagua), es un interesante ensayo que se inicia y centra en “la conjetura de la caída de internet”. Este evento distópico no sería tan raro como podría llegarse a pensar. Sus consecuencias serían catastróficas para nuestro modo de vida porque todo, absolutamente todo, depende de internet.

error 404 de esther paniagua

Internet no es solo esa estructura sobre la que envías datos por chat o mandas correos. He aquí una brevísima lista de acciones que no podrían tener lugar sin internet a día de hoy: pedir una cita médica o acceder a tus datos como paciente, acudir al trabajo si vives o trabajas en un municipio de tamaño medio, hablar con cualquier persona que esté a más de diez metros de ti.

Un apagón de internet supondría el caos total porque “cuanto más tiempo esté un servicio sin funcionar, más tardará este en regenerarse”, y Esther explica hasta cinco caminos posibles para que la red de redes se caiga. Desde ataques sistemáticos de potencias extranjeras a fallos menores completamente evitables, son cientos las acciones que podrían convertir la mayor red mundial en un amasijo de cables, antenas y dispositivos inútiles a la espera del óxido.

A lo largo del libro, que también sirve como denuncia al mal uso que se está dando al actual internet (y sus problemas de mercantilización y control), la autora señala una decena de casos en los que internet ya se ha visto vulnerado y ha sido inaccesible para miles o millones de personas. Detrás de estos apagones hay errores humanos, ataques, gobiernos autoritarios e incluso normativa.

Pero un gran apagón no es el peor escenario imaginable para el destino de internet. Uno en el que los datos no pertenezcan a los usuarios que los generan, o en el que los valores democráticos pierdan vigencia en pos de la vigilancia masiva que ya vivimos, no son precisamente utopías. Paniagua centra buena parte del libro en explicar no solo los graves problemas que tiene el internet actual, sino a señalar cómo podríamos salir de ellos. Porque hay salida.

Ahora que “todo se está convirtiendo en un ordenador” es más importante que nunca diseñar normativas y leyes que impidan un mal uso de los datos personales, que se consolide la dinámica de los sistemas de espionaje y coacción que se están viendo en todo el mundo, o que se evite la toma de decisiones con base en mecanismos de caja negra. Por desgracia, la reversión de esta tendencia es lenta.

‘Error 404: ¿Preparados para un mundo sin internet?’ es un libro recomendable para todos aquellos que quieran conocer los peligros, retos y esperanzas de internet, y que a su vez no hayan leído a Marc Goodman, Marc Argemí, Marta Peirano, Kai-Fu Lee, Bruce Schneier o Cathy O’Neil, ya que Esther Paniagua agrupa en una única publicación una síntesis coherente de toda esta literatura.


Con el objetivo de ahorrar en libros y reducir (un poco) mi impacto ambiental, este año leeré todos los libros que pueda en la tablet de la fotografía, una BOOX Note Air (reseña).

Comentarios

comentarios