A partir de este otoño los amantes del arte de los Países Bajos podrán disfrutar de un tipo de experiencia completamente nuevo. El museo Boijmans Van Beuningen de Rotterdam abrirá al público las puertas de sus almacenes, en los que alberga toda su colección desde 1935. Por primera vez los visitantes tendrán acceso a la totalidad de la colección, compuesta por más de ciento cincuenta mil artefactos. Teniendo en cuenta que lo que se expone en el museo representa solo un ocho por ciento del total, el museo afirma con orgullo que sus almacenes se han convertido en la parte central de la visita.

Los espacios de almacenamiento se dividen en cinco zonas climáticas, para que los artefactos puedan mantenerse y exhibirse según sus requisitos de temperatura y humedad, que pueden variar según los materiales utilizados para fabricarlos.

Esta oportunidad brindará a los visitantes la oportunidad de echar un vistazo a lo que se cuece entre los bastidores de un museo, de experimentar de primera mano los procesos que forman parte de la preservación y la administración de una colección. De esta forma, se incide en la importancia primordial del cuidado, manipulación y restauración de los objetos de arte. Solo queda esperar que más museos se decidan a poner en práctica iniciativas como esta.

Comentarios

comentarios