El invento de las lentillas es más antiguo de lo que todos podemos imaginar, las posibilidades disponibles con ellas cada día es mayor, uno de los mejores ha sido las lentillas progresivas. Durante años, ha sido la opción más práctica y cómoda para mejorar la visión de los pacientes que no desean utilizar las gafas tradicionales.  

Ahora bien, antes de usar cualquier elemento para mejorar tu salud, lo ideal es conocer un poco de su historia y cómo consiguió llegar a lo que es hoy. A continuación, encontrarás un poco del origen de las lentillas y su evolución hasta el día de hoy. 

El invento de las lentillas ¿Quién las descubrió?

A principios del siglo XVI Leonardo da Vinci incluyó la idea de sustituir las gafas tradicionales por microlentes de contacto, la idea la expuso por medio de su obra “Código ocular”. A través de la que explicó cómo podría corregirse la visión defectuosa con la inmersión del ojo en un tubito lleno de agua. El mismo, se cerraría por el extremo opuesto con una lente plana.  

La idea fue retomada en el año 1680 por René Descartes llevándola a cabo de forma experimental basándose en lo planteado por da Vinci. Sin embargo, tampoco consiguió que la idea  fuera viable y práctica, por ende, quedó como una simple especulación.  

No fue hasta el siglo XVIII que Thomas Young y John Herschel se dispusieron a crear unas lentillas capaces de fijarse al globo ocular, esto fue posible después de muchos experimentos y ensayos fallidos.  

Para Herschel la creación se convertiría en la mejor solución para su problema de astigmatismo, debido a que consiguió fijar a esta “gelatina” una lentilla de cristal con la fórmula indicada para su problema.  

Aunque en principio fueron buenas opciones, con el tiempo comenzaron a notar que no era la mejor solución porque la lentilla se desprendía fácilmente, además, daban un toque desagradable al rostro porque abarcaban la totalidad del globo ocular.  

El paso definitivo lo dio el físico suizo Eugen Fick en 1877 en conjunto con el alemán Augusto Müller, logrando inventar unas microlentillas modernas, gruesas y duras, aunque eran un poco incómodas, podían ser el reemplazo perfecto para las gafas. 

Inventar lentillas

La evolución de las lentillas hasta ahora

Las lentillas de vidrio fueron fabricadas hasta el año 1936, ese mismo año la empresa alemana I.G Farben presentó lo que serían las primeras lentillas de plexiglás. Un excelente invento porque eran capaces de adaptarse perfectamente a la forma y estructura del cristalino del ojo. 

Sin embargo, todavía no eran suficientemente buenos para los más vanidosos porque su estructura era perceptible desde el exterior. La solución a dicho problema surgió en 1945 al inventarse las lentillas corneales por parte del norteamericano S. Tuohy, las mismas cubren únicamente la parte de la córnea.  

Desde ese momento la evolución de las lentillas no ha parado, para 1950 J. Wichterle creó unas lentillas blandas e hidrófilas capaces de adherirse sin problemas a un medio acuoso. Para 1971, la reconocida compañía inglesa Pilkington diseño las lentillas holográficas, de ese modo, podrían corregir problemas de presbicia y miopía al mismo tiempo.  

Para mejorar el invento anterior, en 1987 aparecieron las lentillas Diffrax con nueva tecnología, eran holográficas para permitir corregir la visión en toda la superficie ocular, siendo una opción perfecta incluso encontrándose en total penumbra.  

Ahora puedes encontrar lentillas de colores y mucho más

Después de muchos estudios y pruebas, en el mercado actual encontrarás lentillas de diferentes colores que te permitirán cambiar un poco tu físico, asimismo, casi cualquier problema visual puede corregirse a través de ellas.  

Comentarios

comentarios