Imagen vía Pinterest.

La pandemia y sus consecuencias han dejado patente no solo la importancia de la salud física, si no también de la mental. Siempre estigmatizada e incomprendida por la mayor parte de la sociedad, en los últimos tiempos parece recibir el reconocimiento que se merece. Supongo que parte de ello habrá que agradecérselo al efecto causado por Ángel Martín y su Por si las voces vuelven, obra gracias a la que aquellos que han sufrido (o sufren todavía) algún desgarro emocional, se han atrevido a decir sin tapujos «a mí también me pasó, yo también me rompí».

Navegando por la red, podemos encontrar más libros de esa temática, o blogs, de gente que han pasado por experiencias similares. E, incluso antes de que todo lo mentado sucediera, yo me topé con senderosdelvida.com.

Mediante diferentes artículos, su propietario nos explica los maltratos que sufrió en su entorno desde pequeño, los engranes de su particular personalidad, y su posterior deriva hacia las drogas. Entre vivencias propias, incluye también reseñas de algún libro por el que se sintió impactado, reflexiones sobre el sentido de la vida o el amor hacia los animales, musicoterapia, e incluso se atreve con temas esotéricos como los chakras. En sus escritos relata como terminó de quebrarse, hasta el dichoso día en que su cabeza dijo ¡basta! Así, cambió los vicios por la sana tarea de escribir, una afición terapéutica según él. Lejos de llenarse de protagonismo, anima a sus lectores a imitar y a compartir también sus vivencias; algo liberador y que puede ayudar a esas mentes diferentes a encontrar apoyo en los lugares más insospechados. En palabras suyas:

Y si bien no somos expertos en psicología, este blog nos ayuda a abrirnos a contar nuestras experiencias y encontrar apoyo en otras personas, que no se atreven o no hallaron el modo de poder expresarse en palabras simples. Es un modo de dar sentido a nuestra vida, gracias a la lectura entretenida de varios contextos podemos ver gran variedad de la cotidianidad, en la que cualquier persona se puede sentir fácilmente identificada y poder pedir o dar consejos sobre sus experiencias, llegando incluso a resultar algo terapéutico. El apoyo mutuo es un punto de energía importante, así que os aconsejo un feliz paseo por estas historias y os animo a aportar las vuestras.

Y por si a alguien le es más cómodo leer en su dispositivo e-book que en la web, también existe la versión en libro electrónico: https://www.amazon.es/Senderos-vida-Albert-Enríquez-Doménech-ebook/dp/B09TQ84L8Q

Comentarios

comentarios