La lectura de un buen libro es un dialogo incesante en que el libro habla y el alma contesta.

André Maurois.

Simone Martini, pintor sienés, ejecutó esta Anunciación poco convencional en 1333. En ella vemos a una María claramente molesta por la repentina aparición del ángel quien con sus ropajes dorados le anuncia aquello de: “Dios te salve María, llena eres de Gracia….”, pero María no lo recibe precisamente con la mejor de sus sonrisas, sino más bien con una clara actitud defensiva. Además parece querer alejarse de aquel ángel resplandeciente, sujetando fuertemente el manto azul bajo su barbilla, también sujeta un libro, con la mano izquierda y que mantiene abierto con el pulgar para no perder la página que estaba leyendo. El libro, que por su aspecto podemos deducir que es un libro de horas, es un símbolo de la sabiduría de la Virgen. Los libros de horas eran devocionarios privados que se habían puesto de moda a finales de la Edad Media en los hogares más acomodados; también se usaban para enseñar a leer a los niños. Aquí María es representada como una intelectual, no es la joven sumisa e inocente de otras pinturas con la misma temática que recibe obediente la palabra de Dios. Aquí María se muestra claramente disgustada tal y como a muchos de nosotros nos ha ocurrido cuando en plena lectura de algún libro interesante hemos sido interrumpidos.

Comentarios

comentarios