13 de junio de 1948.

Frederick N. Goldsmith, que publicó un exitoso boletín sobre el mercado de valores entre 1916 y 1948, fue investigado por el fiscal general de Nueva York por decirles a sus suscriptores que sus consejos se basaban en «información privilegiada». La defensa de Goldsmith, sin embargo, fue bastante inusual. Reveló que la fuente principal de su información interna era una tira cómica titulada «Bringing Up Father», dibujada por George McManus.

Goldsmith creía que la tira cómica proporcionaba pistas, en código, sobre la dirección del mercado y que estas habían sido colocadas allí por «grandes conocedores». Además, estaba convencido de que había conseguido descifrar ese código. Por ejemplo, si Jiggs, el protagonista de la tira, aparecía con la mano derecha en el bolsillo, eso significaba que se debía comprar; en cambio, si había dos bocanadas de humo saliendo de su cigarro, entonces la segunda hora sería fuerte. En un episodio, explicó Goldsmith, Jiggs estaba en el teatro y comentó: «Los intermedios son lo único bueno de este espectáculo». Goldsmith interpretó eso como un consejo seguro para comprar Mission Oil, y así se lo comunicó a sus suscriptores. Mission Oil subió quince puntos al día siguiente.

Cuando se le preguntó a McManus, autor de la tira, insistió en que no sabía nada sobre bolsa y señaló que preparaba sus tiras nueve semanas antes de que se publicaran, por lo que era imposible que pudieran contener mensajes ocultos. Literalmente dijo: «¿Qué estaría haciendo en los cómics si tuviera tanto éxito en la bolsa?».

Sin embargo, el problema al que se enfrentaba el fiscal general en el juicio es que a pesar de estar basadas en algo absurdo, las predicciones de Goldsmith en realidad eran bastante acertadas y sus suscriptores estaban muy contentos. Es más, mucho de ellos testificaron en defensa de Goldsmith durante el juicio. A pesar de todo, el juez dictaminó que Goldsmith dejara de ejercer como consejero, ya que a pesar de acertar, consideraba que estaba engañando a sus suscriptores.

Comentarios

comentarios