Hermanos Grimm en 1847 (Fuente).

A la mayoría de los lectores les suenan los hermanos Grimm, Jacob y Wilhelm, por su libro Los cuentos de hadas de los Grimm, publicado originalmente en 1812. La primera edición, titulada originalmente Kinder- und Hausmarchan (Cuentos infantiles y domésticos) contenía 86 cuentos de hadas, una cantidad de cuentos que casi medio siglo después, en la séptima edición, aumentó hsta los 210 cuentos. Pero aunque este libro fue muy popular en su momento, el libro que realmente hizo famoso el nombre de Grimm fue la Gramática alemana de Jacob, publicado en 1819. Ahora bien, hubo otra obra todavía más monumental, que abrumó a los hermanos hasta tal punto que le dedicaron una gran cantidad de años y no fueron capaces de terminarla.

En la década de 1830, tras el éxito de sus libros anteriores, tanto Jacob como Wilhelm se convirtieron en profesores de la Universidad de Gotinga. En 1837, Ernesto Augusto II Constantino de Sajonia-Weimar-Eisenach, que gobernaba el Reino de Hanover, exigió que todos los académicos hicieran un juramento de lealdad. Como los hermanos Grimm se negaron, fueron apartados de la universidad y tuvieron que buscar trabajo en otra parte. El oficio que aceptaron fue una oferta de una editorial de Frankfurt para crear un diccionario completo que se titularía Deutshches Worterbuch. Los dos hermanos comenzaron el trabajo en 1838 y estimaron que el diccionario abarcaría cuatro volúmenes y que tardarían unos diez años en hacerlo. Contrataron lectores para que escudriñaran textos de literatura alemana, desde el siglo XVI hasta el XVIII, desde Lutero hasta Goethe, en busca de palabras que se pudieran incluir en el diccionario. El primer volumen (de la A a la B) no se publicó hasta 1854 y el segundo (de la B a la E) lo hizo en 1860. Por desgracia, los hermanos nunca llegaron a completar el diccionario: Wilhelm murió en 1859, haciendo cubierto todas las palabras con D, mientras que Jacob moría en 1863, cuando se encontraba a mitad de las palabras con F.

En 1867, el proyecto recibió fondos del gobierno y un equipo encabezado por Rudolf Hildebrand, que había sido corrector de pruebas del libro, comenzó a trabajar para completar el diccionario. Pero tras años de diligentes esfuerzo, solo se consiguió llegar a la letra K. Tras eso, el proyecto quedó estancado algún tiempo, para más tarde ser retomado por dos equipos, uno de Gotinga y otro de Berlín. El diccionario se completó finalmente en 1961 y contenía más de 330.000 entradas en 32 volúmenes, con un peso de 84 kilos. Hay que decir que los volúmenes que escribieron los hermanos Grimm, de la A a la F, se reescribieron por completo, para ser publicados en 2016, más de dos siglos después de que el monumental proyecto de libro fuera concebido.

Comentarios

comentarios