Cada vez es más fácil producir contenidos generados por una IA, aparentemente de calidad y con una similitud sorprendente a lo real. Uno de los ejemplos más conocidos e impresionantes de este proceso es la técnica conocida como deepfake, en la que se utilizan algoritmos conocidos como RGAs para generar vídeos falsos en los que aparece alguien que realmente no está. Otro ejemplo mucho menos conocido pero también muy curioso es el proyecto «Conversación infinita», que reproduce una conversación interminable entre el director bávaro Werner Herzog y el filósofo esloveno Slavoj Žižek.

Cuando se abre la página entramos de lleno en un punto aleatorio de ese diálogo. Todos los días se agregan nuevos segmentos de conversación y como estos se generan a una velocidad más rápida de la que se necesita para escucharlos, en teoría la conversación podría continuar hasta el fin de los tiempos. Esta iniciativa nos ayuda a imaginar qué pasaría si tuviéramos acceso ilimitado a la mente de dos personas a las que admiramos.

El autor de este proyecto es el informático, amante de la filosofía, del cine y del aprendizaje automático Giacomo Miceli y lo hizo usando herramientas de código abierto, al alcance de cualquiera. Para el texto utilizó un modelo de aprendizaje basado en diferentes entrevistas y escritos de ambos autores. Como es lógico, la conversación no tiene por qué tener necesariamente sentido. A veces contiene información verdadera y a veces falsa, inventada por la IA. En la mayor parte de los casos son fragmentos de texto que los protagonistas reales nunca ha dicho ni probablemente dirían.

El objetivo de Miceli es conciencia sobre el poder del aprendizaje automático y sobre la facilidad de usar herramientas para sintetizar una voz real y en definitiva para hacer pasar algo falso como real. Esto nos obliga a cambiar la forma en la que consumimos medios de información y plantea interrogantes sobre la importancia de usar fuentes contrastadas. La IA, en definitiva, representa un asombroso poder y se debe educar a las generaciones venideras para que sean conscientes de ello y para que usen ese poder de forma responsable.

Comentarios

comentarios