«Mi franquicia slasher favorita es Scream, pero mi slasher favorito es Jason Voorhees.»

 

Con motivo del festival Sui Géneris en Madrid, Stephen Graham Jones (Midland, Texas, 1972),  ganador del premio Bram Stoker con su última novela vuelve a España. Lo hace después de haber visitado el festival Celsius 232 de Avilés, y lo hace coincidiendo con la publicación en castellano de Mi corazón es una motosierra, una suerte de carta de amor al género slasher que popularizaron personajes como Jason, Freddy Krueger, Ghostface, y un largo etcétera que tiene su cabida en las páginas de una novela donde la figura de la final girl (la chica superviviente de este tipo de cintas) adquiere un contraste especial.

Realidad y ficción se dan la mano en una obra que huye de los maniqueísmos del género y del abrazo a la cultura pop para ofrecer una visión seria y elegante sobre el género slasher. Con motivo de la visita del autor he podido entrevistarle junto a sus editoras, Shaila Correa y María Pérez, al frente del proyecto La biblioteca de Carfax.

Stephen Graham Jones

La primera pregunta es obvia, ¿quién es tu final girl favorita? La mía es Nancy Thompson (Pesadilla en Elm Street).

Creo que la mía también podría ser Nancy. Lo que es genial de ella es que en su pelea final con Freddy utiliza la cabeza y no los músculos. Construye trampas, se adelanta a él, y finalmente le da la espalda, le quita su poder. Al enfrentarte con un slasher siempre estarás en desventaja, pero están tan excitados que esa es su mayor debilidad. No siempre usan la cabeza.

¿Y quién es tu slasher favorito? ¿Ghostface? ¿Michael Myers?

Mi franquicia slasher favorita es Scream, pero mi slasher favorito es Jason Voorhees. La máscara de hockey, el machete. Su pecho subiendo y bajando. Y la manera que tiene de volver a ponerse en pie. Ese “estilo Jason” es lo que tanto me gusta de Halloween Kills, cuando Michael vuelve a ponerse la máscara y se niega a quedarse tumbado.

¿Cómo de importante es para un autor ganar el premio Bram Stoker?

Los premios son un maravilloso reconocimiento y un gran honor, pero contar la historia que necesitas contar, la que ha echado raíces en tu corazón, eso es lo primero. Y también puede ser lo último. De lo que se trata es de transmitir sentimientos reales a la página. Un premio solo significa que tuviste la suficiente suerte como para que los lectores encontraran esos sentimientos.

Hace unas semanas entrevisté a Grady Hendrix y me contó cómo en 2009 Barnes&Noble eliminó su sección de literatura de terror. ¿Lo sabías? ¿Cómo te convertiste en fan del terror y en escritor de terror?

¿No ha regresado la sección? Creo que sí, al menos en Barnes&Nobles. Me convertí en fan del terror leyendo The Wolfen de Whitley Streiber; vi The Howling, creo que ambas con once años, y después me encontró con todas las películas de Michael, Jason y Freddy en alquiler. Ahí había un mundo enteramente nuevo que parecía hecho para mí. Seguí leyendo, viendo películas y hablando con gente afín y… aquí estoy tantos años después.

«(…)tengo que escribir lo que me aterroriza a mí. Yo soy la primera persona a la que tengo que dar miedo. No concibo el terror como una serie de resortes que pueda accionar para asustar al lector. Dispongo todos esos mecanismos para asustarme a mí mismo, para sentir esa maravillosa sensación.»

¿Quiénes son tus escritores favoritos?

Louise Erdrich, Philip K. Dick.

Todavía estoy leyendo Mi corazón es una motosierra y he notado que te tomas el terror muy enserio. No hay mucho gore ni humor. ¿Cómo te aproximas a la escritura de terror? ¿Qué opinas de los clásicos (King, Jackson, Matheson) y las nuevas generaciones (Gwendolyn Kiste, Grady Hendrix, Joe Hill…)? ¿Qué hace única a una generación?

Mi aproximación al terror es que tengo que escribir lo que me aterroriza a mí. Yo soy la primera persona a la que tengo que dar miedo. No concibo el terror como una serie de resortes que pueda accionar para asustar al lector. Dispongo todos esos mecanismos para asustarme a mí mismo, para sentir esa maravillosa sensación. Lo que también es una sensación terrible. Me asusto cuando escribo y a veces desearía escribir sobre un género que no me haga tener que dejar las luces encendidas. Pero escribo como soy, así que seguiré con el terror. Me encantan los clásicos y siempre me he sentido impresionado y retado por mis contemporáneos.

No es tu primera vez en España, ¿cierto? ¿Has leído autores españoles?

Cervantes, claro. Quizás algunos más traducidos. Estuve en Avilés por el Celsius 323 (¿o era 232?) el año pasado y lo pasé genial. Espero volver y aprender mejor el idioma. Yendo lentamente puedo leer un poco, y puedo entender algunas palabras en una conversación. Pero espero mejorar porque quiero seguir viniendo.

¿Cómo de importante es tu herencia como nativo americano en tu literatura? ¿Puedo preguntarte el nombre de tu tribu? ¿Hay alguna historia tradicional en tu tribu que te haya influenciado a la hora de escribir?

Sí, soy Blackfeet [Pie Negro]. Supongo que es muy importante para mí, aunque no me influye en la escritura más de lo que influye la cultura, la historia y las afiliaciones a cualquier persona. Es solo una forma de estar configurado de fábrica.

¿Qué es más importante para ti como autor: los personajes o la trama? ¿El estilo o el ritmo?

Probablemente voy con la trama primero y dejo que los personajes vayan tomando forma por sí mismos. Pero tienen que ser gente real o la historia no se siente real. Y por “real” no me refiero a gente que conozca, sino “gente” en el sentido de que tengan profundidad. En cuanto a estilo contra ritmo… Probablemente ritmo, para mí. El estilo es genial, pero no es algo que puedas evitar que suceda. Son todas las pequeñas rarezas, debilidades, influencias y aspiraciones contenidas en tu ADN de escritor filtrándose a través del bolígrafo y llegando hasta la página. El ritmo narrativo, sin embargo, ese necesario e irregular zigzag que caracteriza a la narrativa, es una mezcla a partes iguales de instinto y revisión. Bueno, y ayuda de los lectores y editores.

«La biblioteca de Carfax son un sueño para trabajar.»

Te estás volviendo un autor muy popular en España. ¿Cómo es tu relación con tus editoras españolas y tus lectores en España?

La biblioteca de Carfax son un sueño para trabajar. Están comprometidas con la historia, son enérgicas y entusiastas. Sin ellas, mis libros quizás nunca hubieran encontrado su camino a España. Y todos sus libros, todo su catalogo, son muy bellos.

Como lector, ¿prefieres el libro tradicional, ebooks o audiolibros?

Depende si estoy en un tren, en la parada de un autobús, en la máquina de ejercicios, en una silla cómoda… Todos son formatos geniales. No importa como consigas tu historia, solo que la consigas.

Y para terminar, ¿te interesaría escribir otro género? ¿Ciencia ficción, fantasía, histórico? ¿Qué es lo siguiente que podemos esperar?

Próximamente, a corto plazo, es más y más terror. Pero no dudo que, en algún momento, también terminaré en las estanterías de ciencia ficción. Siempre ha sido parte de mi sueño.

La biblioteca de Carfax

Mi corazón es una motosierra, con traducción de Manuel de los Reyes y cubierta de Rafael Martín.

¿Cuál es el criterio para traducir a un autor al castellano?

Seguimos un criterio bastante sencillo: algo de la novela nos tiene que remover por dentro o conmocionar de alguna manera. Puede ser que nos provoque pesadillas, que nos tenga pegadas al asiento sin parar de leer, pero sobre todo que nos haga desear compartir entre nosotras y con los lectores esa historia.

Más allá de la traducción en sí, ¿cuáles son los riesgos de traducir a un autor/a poco conocido/a en nuestro país o que empieza a conocerse? ¿Es viable una editorial de terror hoy día?

Probablemente no, y por eso no lo hacen muchas editoriales grandes. Lo cual es una ventaja para editoriales como la nuestra ya que te permite dar a conocer otras voces a los lectores. El riesgo es que no se venda, claro. Pero no hay una receta segura del éxito, para nosotras lo importante es creer que la historia y en el autor/autora. Estar convencidas de que nos gusta y encaja en nuestro catálogo.

¿Cómo veis el género de terror? Hace poco hablaba con Grady Hendrix sobre cómo el terror ha sido siempre el patito feo del género (pese a King), cómo muchas veces no es tomado en serio a causa, quién sabe, del cine gore de los 70s y 80s que tenía más de humor y pornografía que de verdadero terror, ¿cuáles son vuestros fetiches literarios y cinematográficos dentro del género?

Coincidimos con GH, sí. Es evidente que el terror, por mucho que estemos viviendo una buena época, siempre ha sido y es el patito feo. ¡Qué le vamos a hacer!

Con nuestro trabajo intentamos abrir un poco la mentalidad del público para que se den cuenta de que existen muchos tipos de terror, pero no es algo sencillo porque los prejuicios están muy arraigados.

En literatura, Clive Barker y Shirley Jackson. En cine, La Cosa de John Carpenter, Alien de Ridley Scott, Los viajeros de la noche de Kathryn Bigelow.

Si tuvierais recursos ilimitados, ¿qué libro o autor/a os gustaría publicar?

Pfff todo y a todos (jajajaja). Algunos preferimos no mencionarlos porque sí tenemos la intención de conseguirlos y otras porque ya las están publicando en otras casas y están haciendo muy buen trabajo con ellas.

«(…)no hay una receta segura del éxito, para nosotras lo importante es creer que la historia y en el autor/autora.»

¿Qué hay de los autores españoles? ¿Cuáles os gustan? ¿Os planteáis publicar españoles?

Nos gustan muchos y muchas, tanto nacionales como latinoamericanos que escriben en castellano; intentamos estar al día con el trabajo que hacen otras editoriales, aunque no lleguemos a leerlo todo. Sí, nos lo planteamos, pero aún no hemos encontrado el momento y tampoco sabemos cuándo llegará. De momento estamos concentradas en asentarnos por lo que en un futuro próximo no va a pasar.

Sui Géneris, 42, Celsius, Eñe… ¿cómo de importantes son estos festivales para las editoriales de género?

Son muy importantes, al menos para nosotras. Es un punto de encuentro con los lectores, una forma de estar en contacto con ellos, para no perder esa referencia. Y es fundamental porque estos festivales van asentándose y demostrando a las administraciones y a la prensa que hay un interés muy real por parte del público en este tipo de eventos, que no (solo) somos cuatro frikis que visten de negro, que hay obras e historias maravillosas en el género.

Mi corazón es una motosierra, ganadora del premio Bram Stoker, se une al catálogo del autor en castellano que se completa con El único indio bueno,  Mestizos y La noche de los maniquís, todos editados en nuestro país por La biblioteca de Carfax.

Comentarios

comentarios