Imagen vía Pixabay.

La autoedición se ha convertido es un arma poderosa para las personas creativas, logrando hacer realidad el mayor sueño de cualquier escritor: ser leído. Frente a la edición tradicional, que implica enviar borradores y más borradores, esperar una respuesta que tal vez nunca llegue, o lo que es aún peor, tratar de mantener una actitud positiva ante el rechazo, la autoedición parece un camino relativamente sencillo. Después de uno o dos días tendrás tu libro disponible para la venta en tiendas de libros electrónicos. Sin embargo, bajo esta aparente sencillez se esconde un proceso que hay que llevar a cabo de forma reposada y meditada si es que se quiere realizar con éxito.

Una de las grandes ventajas de este sistema para publicar un libro es que el coste depende de las decisiones que se tomen. Se pueden contratar expertos para todas las etapas, lo que evidentemente sube el coste final, pero también se puede tomar la decisión de hacer algunas cosas por tu cuenta, lo que hace que sea más asequible. Con independencia de la decisión que se tome, lo más importante es no apresurarse. Las prisas pueden hacer que el lanzamiento de un libro acabe siendo un fracaso. Cargar un archivo de Word y una imagen de portada en Kindle Direct Publishing es muy fácil, pero puede ocurrir que en ese momento muy pocas personas, aparte del autor, amigos y familiares, sepan sobre el lanzamiento del libro. Antes de presionar el botón de publicar el libro es imprescindible tener en cuenta una serie de pasos o tu libro será como un mensaje dentro de una botella arrojada al océano.

1. Revisar y editar el manuscrito

Una vez terminado el manuscrito de tu libro, lo primero que hay que hacer es asegurarse de que vale la pena leerlo eliminando posibles errores o defectos que pueda tener. Es importante tomarse un buen tiempo para revisar y editar el manuscrito, observando meticulosamente cada palabra, cada línea y cada capítulo. Lo que hay que buscar y arreglar en esta etapa son errores ortográficos, gramaticales, inconsistencias o pasajes que sean mejorables en cuanto a claridad o estilo. Este es un trabajo agotador, y no siempre es recomendable que la haga el propio autor, por lo que es recomendable contratar a un profesional para que realice una revisión exhaustiva.

2. Diseña una portada cautivadora

Dicen que no hay que juzgar a un libro por su portada pero, sinceramente, todo el mundo lo hace. Es por eso que no se puede cometer ningún error al diseñar una portada. Es cierto que hoy en día hay herramientas que permiten hacer un trabajo de calidad sin tener grandes conocimientos, pero no es menos cierto que normalmente el autor no tiene por qué tener grandes habilidades en el diseño, por lo que contratar a un buen diseñador para que haga una portada atractiva, que represente el contenido del libro y que llame la atención de los potenciales lectores es una decisión acertada. Una portada de libro casera deficiente y de baja resolución desanimará instantáneamente al lector potencial, especialmente en el caso de los libros impresos.

3. Prepara el formato de tu libro

La autoedición requiere que el libro esté en diferentes formatos, para poder leerlo ya sea como libro electrónico o como copia física. Es necesario asegurarse de que el manuscrito tenga el formato adecuado, especialmente en lo que se refiere al diseño de la página, además de detalles como el estilo de la fuente o los títulos de los capítulos.

4. Elije una plataforma de autoedición

La siguiente etapa del proceso es decidir la plataforma en la que deseas publicar. Hay varias plataformas entre las que se pueden elegir, aunque la más popular es Amazon Kindle Direct Publishing. Antes de hacer la elección haz un análisis exhaustivo de sus características, sus tasas de regalías o de sus opciones de distribución. Lo importante es hacer la mejor elección para tu libro.

5. Establece un precio para tu libro

Determina el precio al que deseas vender tu libro y elige las ubicaciones o áreas donde deseas que esté disponible. Ten en cuenta que algunas plataformas ofrecen distribución tanto de libros electrónicos como de libros impresos para llegar a un público más amplio.

6. Promociona tu libro

El marketing puede garantizar que un libro llame la atención si se hace correctamente. Aprovecha las plataformas de redes sociales, crea un blog o una página de autor, interactúa con los lectores y considera organizar firmas de libros o eventos virtuales para darte a conocer. En el caso del blog o de la página web es necesario que esté en funcionamiento mucho antes de publicar el libro y que su diseño esté optimizado para todos los dispositivos. Además, podrás usar estas herramientas para promocionar tus próximos lanzamientos.

7. Seguimiento de ventas y reseñas

Vigila qué tal está funcionando tu libro mediante el seguimiento de las ventas y de las posibles reseñas que ha generado. Anima a los lectores a dejar reseñas y lee cuidadosamente sus comentarios teniéndolos en cuenta para mejorar futuros trabajos. Hay que ser consciente también de que, llegados a este punto, el trabajo de promoción, haciendo que el libro se mantenga visible, no acaba nunca.

Comentarios

comentarios