Copyright de todas las imágenes: Nintendo.

En su día no jugué Another Code. Había oído hablar de esta aventura gráfica, igual que de Hotel Dusk, obra del mismo estudio (Cing, cerrado en 2010) como uno de los referentes en la Nintendo DS, consola que no disfruté en su momento. Ahora, Another Code Recollection me ha dado la oportunidad de embarcarme en la historia de Ashley, D y la mansión de los Edwards.

Para esta labor no he estado solo. Yo no jugué a los originales, pero mi pareja sí. Es una gran fan de Another Code y Hotel Dusk y hemos podido jugar juntos a este remake y compararlo con el original para poder hacernos una idea de lo que ha cambiado, lo que ha empeorado, lo que ha mejorado y lo que se ha quedado igual. Lo primero, una sinopsis:

Desentraña la verdad en dos juegos de aventura y misterio que llegan totalmente mejorados a Nintendo Switch, reunidos en Another Code: Recollection.

Resuelve acertijos, reúne pistas e investiga los indicios del pasado de Ashley Mizuki Robins para descubrir qué les sucedió a sus padres a lo largo de dos historias. Parte rumbo a la isla Blood Edward en Two Memories, y luego retoma la historia dos años más tarde en un viaje a Lake Juliet en Más allá de la memoria.

Lo primero, señalar que Another Code Recollection (desarrollado por Arc System Works) es el remake de dos videojuegos: Ahother Code: Two Memories y Another Code: R, Gateway of Memory. Ambos lanzados en pasadas consolas de la gran N y con un corte de investigación y aventura gráfica, con un lavado de cara que va más allá de lo que en principio imaginamos: no solo el apartado gráfico y sonoro han sido completamente cambiados, rehaciendo el juego por completo, alterando algunos diseños artísticos, cambiada la perspectiva de la cámara, ampliando escenarios, etc. Además, el guion y los puzles también han recibido una nueva vida: nuevos rompecabezas nos acompañan en el viaje de la memoria de los dos personajes principales, hasta el punto de que la jugadora que me ha acompañado en esta aventura ha podido disfrutar de una experiencia completamente distinta de la que tuvo hace años. Volver a hacer un juego por completo va más allá del remake: Another Code Recollection está al mismo nivel que lo que ha hecho Capcom con los remakes de su saga Resident Evil, tan celebrados por la comunidad de jugadores. El apartado gráfico resulta espectacular, amén del diseño artístico. Ambos juegos mantienen una coherencia estética y son verdaderamente bellos. Se disfrutan por su color, por el diseño de sus personajes, por unos escenarios detallados y que gusta recorrer.

Another Code Recollection está al mismo nivel que lo que ha hecho Capcom con los remakes de su saga Resident Evil

La memoria es el gran tema que es la base de Another Code Recollection, y es un acierto ver cómo los rompecabezas se apoyan en esta para incidir en el concepto sobre el que pivota toda la historia de Ashley. Para resolver los puzles utilizaremos el DAS, un aparato con forma de Nintendo Switch que es capaz de hacer fotografías y guardarlas, superponer imágenes y escanear códigos. En múltiples ocasiones deberemos realizar una fotografía en una habitación para recordar el orden correcto de ciertos objetos, o superponer dos imágenes que se complementan. Pero esto va más allá: por los escenarios se reparten unas grullas de origami que habrá que encontrar y escanear y desbloquear así diarios de los personajes, ampliando la historia y el trasfondo con respecto a los originales. Esta, precisamente, es una de las bases en que se sustenta la premisa de Another Code Recollection: los fans de los originales deberán volver a jugar, pues estamos ante un juego prácticamente nuevo que, si bien cuenta lo mismo, amplía y cambia el modo de contarlo. Los que nunca los jugaran, encontrarán una obra actualizada gráfica y jugablemente a los estándares que estamos acostumbrados ahora, librándose de la aspereza que a veces provoca jugar una obra desfasada técnicamente.

Ahora bien, no todo son alabanzas con Another Code Recollection. Si bien la labor de realizar de nuevo toda la obra, darle un nuevo aspecto gráfico y jugable no despierta queja ninguna, no he podido por menos fijarme en ciertos problemas que lastra. El guion original fue obra de Rika Suzuki y cuenta una historia sobre la memoria: cómo los recuerdos condicionan quiénes somos, y lo peligroso que podría ser que nos los quitaran o manipularan. Y pese a que la historia es muy interesante y los personajes cumplen con un buen trasfondo, el guion me ha parecido desastroso. Cada vez más me sucede con ciertos videojuegos: sus guiones me resultan pocos dinámicos, expositivos de forma forzosa, con unos diálogos perezosos y repetitivos. La gran mayoría de videojuegos enfocados a un público más joven parecen no confiar en sus jugadores, como si tuvieran que hacer un doble esfuerzo para que todo quede claro, para que no nos perdamos en la historia. Pero otras veces me encuentro con joyas de la narrativa para jóvenes como Zelda o Super Mario. ¿Por qué, entonces, me encuentro en Another Code Recollection tal cantidad de diálogos tan mal escritos, de conversaciones expositivas que me explican lo mismo que ya soy capaz de ver y deducir por mí mismo? Supongo que tiene que ver con el público al que estaba dirigido el original, más infantil. Flaco favor nos hacen los responsables si creen que los videojugadores más jóvenes no son capaces de seguir este guion: estamos en 2024, y quien juega a videojuegos está acostumbrado a comprender y disfrutar narrativas muy diversas. Another Code Recollection tiene entre manos una buena historia, contada de una manera muy pobre, y unas mecánicas que se beneficiarían de confiar más en la capacidad de observación de sus jugadores. Me ha gustado tanto lo que me contaba que ojalá me hubiera gustado cómo me lo contaba.

(…)pese a que la historia es muy interesante y los personajes cumplen con un buen trasfondo, el guion me ha parecido desastroso

Dejando de lado lo que podría haber sido, Another Code Recollection se juega con la sencillez característica de Nintendo (no confundir sencillez con simpleza, pues no es el caso): todo es accesible, todo está diseñado para que el jugador disfrute de cada hora, para que avanzar en el juego sea una experiencia de relax. Se añaden funcionalidades que dotan a la obra de mayor sencillez, como la posibilidad de solicitar pistas si nos quedamos atascados en algún rompecabezas. Aunque estos me han parecido bastante sencillos y apenas he necesitado ayuda, hay un par de momentos en que deberemos estrujarnos bien las células grises (como decía el detective belga). Algunos son especialmente inteligentes (mención a la chimenea y las monedas) y otros demasiados simples, pero en general todos mantienen un nivel ajustado de dificultad que nos da un reto accesible. Se nota que Nintendo, como tan bien sabe hacer, piensa mucho en que los más pequeños puedan disfrutar estas aventuras, y que los adultos no sientan que están ante algo demasiado simple. Es un equilibrio difícil de mantener durante toda la obra, pero Nintendo sale airoso casi siempre.

En opinión de mi compañera para esta crítica, Another Code Recollection es prácticamente un videojuego nuevo. Es tanto lo que cambia, tan diferente de los originales, que podemos estar hablando de un remake que va más allá del lavado de cara gráfico y actualiza la obra en todas sus vertientes. Los nostálgicos estarán de enhorabuena, desde luego. Y los que quieran una aventura gráfica de corte sencillo, donde los sentimientos priman, con un apartado artístico que es de lo mejor que he visto en Nintendo Switch, disfrutarán mucho de esta obra. Los paladares más exquisitos en cuanto a guion y narrativa quizás deban moderar sus expectativas y aceptar que se enfrentan a una obra que tiene miedo de ser demasiado oscura. Ahora solo queda esperar que Nintendo nos traiga también un remake a la altura de Hotel Dusk y expertos y profanos lo podamos disfrutar.

Comentarios

comentarios