One More Gate: A Wakfu Legend

Imágenes cedidas por Cosmo Team

Hace unos años, el transmedia, que la Wikipedia nos define como una historia que “se despliega a través de múltiples medios y plataformas de comunicación”, era la panacea. Todo tenía que ser transmedia parar aspirar a ser interesante. O más bien para vender. Esto ya lo hizo la saga Matrix a principios de siglo, y antes ya hubo algunos ejemplos (¿les suena Stasr Wars?). One More Gate: A Wakfu Legend es un videojuego que he podido probar recientemente, desarrollado por el equipo francés Ankama, y que es un ejemplo de cómo el transmedia sigue empeñándose en que una historia es mejor si te la dan por trozos. No comulgo con esta afirmación, pero el juego me ha gustado mucho.

One More Gate (a partir de ahora me ahorro el subtítulo) es un videojuego que se basa en una serie que se basa en un videojuego. Cosas del transmedia. La compañía francesa lanzó un juego de rol masivo online a principios de los 2000 (unos cuantos, de hecho) y la cosa ha funcionado tan bien que se han hecho serie de televisión, juegos de cartas y demás productos derivados que complementan una historia de la que terminas por no saber de la misa la media si no recorres todas las plataformas en que se cuenta. Yo no conozco más que el juego que me ocupa, aunque he podido ver un episodio de la serie de animación francesa, Wakfu, que parece un Bola de dragón para las nuevas generaciones: peleas, magia, fantasía y todo un despliegue de medios en una producción que no desmerece nada a la cuna del anime. Los videojuegos originales, Wakfu y Dofus, no los conozco y no los he jugado.

Este One More Gate es un rogue-lite de construcción de mazos. Para los profanos en la materia, explicar que se trata de un juego en el que combatir es la mecánica clave. Los escenarios se componen de módulos por los que hay que avanzar y resolver el conflicto en cada módulo para pasar el siguiente. Este puede ser un combate, un cofre que abrir, un campamento donde descansar o un personaje al que comprarle algo. Después de cada combate, se ganan cartas, nos quedamos con la vida que nos quede y avanzamos. Al final, hay un jefe final. Si morimos durante el recorrido, volveremos al poblado y tendremos que volver a empezar (aunque mantendremos la experiencia ganada). A esto se le llama coloquialmente una run: es decir, se trata de avanzar lo máximo posible en el nivel, hasta llegar al final si se puede, pero normalmente no podrás pasártelo a la primera. El aprendizaje de los enemigos que nos encontraremos, la combinación de las nuevas cartas y la experiencia que gana el personaje, con la que sube de nivel, nos ayudará en nuestro camino. El juego tiene varios escenarios con enemigos y cartas distintas. Las cartas son nuestra forma de combatir: hay cartas de ataque, de defensa, especiales, y el uso de estas con estrategia es la clave.

En esto, quien ya haya jugado a Slay the Spire (Mega Crit) sabrá de qué hablamos, pues One More Gate es un calco. El sistema de combate y de exploración es exactamente el mismo. Pero también toma mucho de la exploración de Darkest Dungeon (Redhook Studios), por lo que se mira en los dos mejores ejemplos del género. Y lo hace bastante bien: la jugabilidad es muy sólida, el diseño de arte, con un estilo anime colorido y desenfadado, es muy vistoso y me he visto horas y horas enganchado al juego sin darme cuenta.

Ahora bien, me he encontrado un gran problema: no he podido terminarlo por culpa de un bug. Un lanzamiento transmedia grande tiene que echar mano de todas las plataformas a su disposición, y por lo que he leído One More Gate funciona muy bien en PC. No así en Nintendo Switch, la plataforma en que lo he jugado, que presenta muchos errores. Entre ellos el más molesto es el que bloquea el botón de aceptar durante una run, impidiendo así continuar. Me ha sucedido tantas veces en el segundo y tercer escenario, que no he podido continuar con el videojuego. Lo he tenido que dejar aparcado al perder todo mi progreso varias veces, pues aunque el autoguardado funciona bien y me ha salvado la partida un par de veces cuando el botón se ha bloqueado en la pantalla de recibir experiencia, no se guarda durante el transcurso del escenario, por lo que se pierde todo lo ganado y no queda más que salir al menú principal. Es un error extraño, además, porque el juego tiene opciones táctiles para la pantalla de Nintendo Switch, pero cuando el botón se bloquea tampoco funciona el pulsar con el dedo.

Ha sido frustrante, porque me estaba gustando mucho el juego.

Este es uno de mis géneros favoritos. No el de la exploración de mazmorras, rogué-lite, que admito que me cansa ya un poco. Pero sí el de construcción de mazos de cartas. Como buen jugador empedernido de Magic the Gathering, todo lo que tenga que ver con juegos de cartas basados en mundos de fantasía me puede. Y aunque One More Gate no actualiza ni innova nada en sus mecánicas, y aunque toma de aquí y de allá demasiado y ofrece muy poco propio, todos los elementos encajan bien y la solidez del resultado final es imposible de discutir.

El fenómeno alrededor de Wakfu me ha demostrado que soy mayor para algunas cosas. Ya no creo en el transmedia, no me he enterado de nada de la historia de One More Gate y he avanzado por el mero placer de la jugabilidad. Me he acercado tímidamente a la serie y he comprobado que no soy el público objetivo. Del mismo modo, el rol masivo online no es mi asunto, así que no he ido al juego original. Pero me ha sorprendido que tengamos un ejemplo de saga masiva transmedia aquí al lado, en Francia, y ni siquiera la conociera. One More Gate es una puerta de entrada a un mundo que, como te guste el anime y los juegos de cartas, estás perdido o perdida. Por mi parte, el juego me ha encantado. Me ha dado tanta rabia no poder avanzar por un error que seguramente tenga que ver con la versión de la consola, que empecé esta crítica siendo mucho más hiriente y la termino con ganas de encender la consola y seguir jugando. Un enganche genuino que muchos juegos querrían provocar en sus jugadores.

Eso sí, gente de Ankama, actualicen el juego y eliminen los errores que bloquean la partida. Necesito seguir.

Comentarios

comentarios