Abrumadora y contundente. Viñetaria. Historia universal de las autoras de cómic de Elisa MacCausland y Diego Salgado es completamente abrumadora en todos los sentidos: en cantidad y calidad de referencias, en imágenes, en páginas, pero, sobre todo, en contenido. Sin temor a equivocarme, esta obra, con una viñeta de Lily Renée intervenida por Andrea Olaitz y Marina McCausland, se va a convertir en un imprescindible en toda estantería del amante y estudioso de la historieta.

El tomo 222 de la editorial Cátedra, en su colección Signo e Imagen, presenta un estudio completo, novedoso y muy bien documentado de la historia del cómic y sus autoras desde los que se consideran sus inicios en la ilustración hasta llegar a la actualidad con una permanente claridad expositiva e hilo argumental bien documentado.

Viñetaria es una (re)escritura del canon del cómic con sus voces masculinas y femeninas todas adscritas a la historia del medio de forma orgánica en una panorámica sin precedentes que, en esta empresa titánica, ha llegado a abarcar muchas y diversas geografías del globo: cómic estadounidense, europeo, japonés, latinoamericano, de oriente próximo o africano, entre muchos otros. Sí, todo este diverso, rico y, en gran medida, desconocido abanico es con el que se va a encontrar el lector. Sus autoras y trabajos van a ser los protagonistas en este estudio comparado e interconectado desde el método y punto de vista de las genealogías. De hecho, en estos momentos, el libro se articula como una piedra importante y precursora que se suma al trabajo y al esfuerzo de otros compañeras y compañeros investigadores en la elaboración de este panorámica e historia que reelabora el canon: en 2015 ya nació el Colectivo de Autoras de Cómic en sintonía con su homólogo francés, Collective de Créatrices de Bande Dessinée contre le Sexisme, y se han publicado obras como Graphic Women: Life Narrative and Contemporary Comics (2010) de Hillary Chute, Desokupar el cuerpo, las voces de las autoras de en el cómic español (2024) de la artista y teórica del cómic Marika Vila en Ediciones Marmotilla o la exposición online Coordenadas gráficas: Cuarenta historietas de autoras de España, Argentina, Chile y Costa Rica, que pueden consultar en el enlace Presentes: Autoras de tebeo de ayer y hoy coordinada por Elisa McCausland y Carla Berrocal. De igual forma se entiende el reciente publicado Construire un Matrimoine de la BD editado por Marys Renné Hertiman y Camille de Singly y publicado este año en Les Presses du Réel.

Dividido en 12 capítulos, notas, bibliografía de consulta, índice geográfico y onomástico, el proyecto que, en un primer momento sus autores presentaron a la editorial, se traduce hoy en una obra de consulta que presenta una visión de conjunto de principio a fin. Los capítulos, ordenados cronológicamente y por espacios geográficos y de producción, presentan un catálogo de mujeres artistas de cómic a través de un hilo comparativo que nos sitúa en distintas épocas e industrias editoriales.

Con todo, el peso y el foco recae especialmente en el cómic realizado por mujeres en países de habla inglesa, eminentemente Inglaterra y Estados Unidos véase, por ejemplo, en el capítulo 1 “La era de la ilustración” (1750-1930) y el capítulo 2 “Viñetas sufragistas” (1850-1920) en los que el lector va a conocer con nombre y apellidos a las primeras mujeres ilustradoras en su contexto y siempre teniendo en consideración una perspectiva de clase y de género, como llevarán a cabo en toda la obra. De igual forma, ocurre en el capítulo 6 “Estados Unidos entre el mainstream el underground, y el indie (1970-2000)”. Por otro lado, los capítulos 11 “Otras latitudes (1895-2024)” y el 12. “Presente y futuro del cómic: la globalización del medio”, me han resultado novedosos y apasionantes por el desconocimiento que tenemos de las autoras de cómic en estos países o por su falta de catalogación.

Sin embargo, desde mi punto de vista, el volumen, que juega entre texto enciclopédico y ensayo, podría haberse decantado por uno de los dos o haber dispuesto la cantidad de información, número de autoras e ilustraciones en más de un volumen pues, en ocasiones, es abrumador y cuesta retener y procesar la cantidad de datos. Asimismo, creo que hubiera funcionado de forma más orgánica incluir las citas y referencias bibliográficas en el cuerpo del libro en lugar de al final para facilitar su consulta simultánea con un solo golpe de vista. Hubiera preferido tenerlas más a mano, insertas en el texto o en el pie de página, limitando las páginas finales a la bibliografía y a los mencionados índices que, por otro lado, abren el camino a muchos investigadores de la historieta y a aquellos lectores más curiosos y les animan a expandir lo leído y a ir más allá de las páginas de Viñetaria.

Con todo, el contenido “descubierto”, estudiado y meditado en esta obra colosal es sobresaliente y ya era garantía de éxito y rigurosidad desde su concepción. Por un lado, los trabajos derivados del tándem McCausland-Salgado, periodista e investigadora española y crítico de cine español respectivamente, nos tienen acostumbrados a la originalidad y a un acercamiento muy interesante y cercano a los artefactos culturales de la cultura pop: véase sus otros trabajos publicados como Supernovas. Una historieta feminista de la ciencia ficción audiovisual (2019) de Errata Naturae; Beso negro. Brujería, cine y cultura pop (2023) de Hermenaute o el podcast “Trincheras de la Cultura Pop”, producido por la editorial Consonni. Por el otro, ser publicado por Cátedra se articula como otro aval sine qua non de calidad de la obra y que, además, con este volumen de tomo único, pasa a enriquecer y cumplimentar una de sus colecciones más atrayentes para el que gusta disfrutar del noveno arte. En su colección “Signo e Imagen” ya se pueden disfrutar obras como la recién reeditada El discurso del cómic de Luis Gasca y Román Gubern”(2024), Cine y cómic de Jordi Revert (2023) o Cómics y memoria en América Latina de Jorge L. Catalá Carrasco, Paulo Drinot y James Scorer.

En conclusión, Viñetaria pone el punto y final al proyecto al que sus autores le han dedicado años, esfuerzo y pasión en un working progress de la mano de Cátedra. El libro ha dejado por escrito las bases sobre las que se pueden cimentar estas genealogías, su ampliación y difusión, recogiendo y valorando el trabajo en el que otros muchos compañeros y compañeras han ido aportando. Sin duda, una obra que abre el camino de otras muchas y que pone de manifiesto la urgencia de seguir en el camino.

Comentarios

comentarios