¿Por quién estará brindando tan bella joven? Más que brindar esta ofreciendo esa copa, encantada además a todo un héroe griego como fue Ulises. La muchacha en cuestión es Circe, una hechicera que vivía en la isla de Ea, según nos relata Homero en su Odisea.

Nos relata Homero cómo la maga ofreció un banquete a parte de la tripulación de Ulises cuando arribaron a su isla con la intención de hechizarlos y convertirlos en cerdos; del banquete logró escapar Euríloco quien avisó al resto de sus compañeros de lo que había sucedido. Nuestro héroe decidió ir solo al rescate de su tripulación, con ayuda, eso sí, del dios Hermes quien le había provisto de una plantas que lo salvaría de los hechizos de la hechicera.

John William Waterhouse pintó el cuadro que nos ocupa en 1891. En él vemos a Circe en su trono sosteniendo la copa y la vara con la cual esperaba hechizar a Ulises también, a quien vemos reflejado en el espejo que se sitúa detrás de ella, donde también vemos reflejado el barco de él. A los pies de Circe vemos un cerdo que simboliza la transformación de los compañeros de Ulises en tal animal.

Como colofón a dicha historia habría que añadir que no se fueron tan rápidamente ni Ulises ni sus compañeros de la isla ya que nuestros protagonistas acabaron enamorándose y todos en feliz armonía vivirían durante un año en la isla de Ea.

Comentarios

comentarios