Ajedrez, niños e imaginación, esa es la premisa de la película holandesa Viva la Reina. Sara la protagonista es una niña de 8 años algo introvertida, pero a la vez dotada de una gran imaginación, que aprende a jugar al ajedrez cuando compra un precioso juego de ajedrez con bellas piezas con las que “habla”, haciéndose amiga de la Reina Blanca.

En el colegio sin embargo las cosas no van tan bien como debieran e incluso el profesor la recrimina por ello aunque al ver que le interesa el ajedrez y tiene más talento que el mismo le da otra oportunidad.

Con tan profusa imaginación, las piedras de ajedrez cobran vida convirtiéndose en personajes reales para ella y se traslada al mágico reino del ajedrez donde va aprendiendo las reglas. Paralelamente descubrimos que vive con su madre y su abuelo, pero que no conoce a su padre, resultando ser este el campeón nacional de ajedrez que visitara la ciudad donde vive Sara para un evento de ajedrez, circunstancia esta que pondrá nerviosa a la madre, aunque finalmente la familia acabara reuniéndose.

Más un telefilme que una película y con una trama predecible y que se alarga demasiado al final, la película se salva por las escenas en el reino del ajedrez, por el vestuario y decorados, donde la Reina Blanca y la niña traban amistad y la Reina le ayuda y a desarrollar su talento para el ajedrez, destacando su partida en el evento de simultáneas al que acude su padre y que le dará la pista que lo lleve a reencontrarse con su exmujer.

Película destinada al público infantil y familiar con un resultado un tanto desigual.

Valoración: 5/10

Ficha Técnica:
Título original: Lang leve de koningin
Año: 1995 Duración: 115 min.
País :Países Bajos (Holanda) Países Bajos (Holanda)
Dirección y Guion: Esmé Lammers
Reparto: Maya van den Broecke, Lisa De Rooy, Cas Enklaar, Derek de Lint.

Comentarios

comentarios